• Ronnie Brunsjwik Vicepresidente de Surinam: futbolista a los 60, ladrón de bancos, guerrillero y narco

El ex dictador de Surinam Desi Bouterse, que fue sentenciado el mes pasado a 20 años de cárcel por el asesinato de una quincena de opositores políticos en 1982, ha desaparecido tras no entregarse a las autoridades el viernes como estaba previsto.

Su esposa, Ingrid Bouterse-Waldring, declaró a la prensa que no sabía dónde estaba y declaró con firmeza: «¡No va a ir a la cárcel!»

«No lo he visto ni he hablado con él desde hace unos días», manifestó mientras arremetía contra las autoridades judiciales por la condena, alegando que se había emitido por móviles políticos.

Las autoridades le ordenaron el miércoles a Bouterse, y a otras cuatro personas declaradas culpables en el caso, que se presentaran en distintas prisiones a más tardar el viernes. Sólo tres lo han hecho. Su estado de salud era delicado y caminaban lentamente hacia la entrada de la prisión mientras los periodistas los seguían.

Bouterse, de 78 años, aún no había comparecido a última hora de la tarde del viernes, lo que llevó a la fiscalía a emitir un comunicado de una sola frase en el que decía que estaban investigando a quienes no se habían presentado en la cárcel.

Decenas de simpatizantes de Bouterse y del Partido Democrático Nacional que preside llegaron a su casa horas antes el viernes para mostrarle su apoyo, mientras algunos les gritaban a los periodistas y ponían música a alto volumen, ante lo cual funcionarios del gobierno reforzaron las medidas de seguridad.

«Se tomarán todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad tanto de los implicados como de la sociedad en general», declaró el gobierno en un comunicado.

El portavoz Ricardo Panka informó que el partido no está de acuerdo con la sentencia, y señaló que Bouterse seguirá siendo su presidente. Pero dijo que se había ordenado a la multitud que mantuviera la calma.

«No vamos a generar una muchedumbre furiosa para que vaya contra las autoridades», dijo.

Bouterse fue sentenciado el 20 de diciembre tras ser declarado culpable de los asesinatos de 15 opositores políticos, poniendo fin a un histórico proceso judicial de 16 años. Anteriormente había sido condenado en 2019 y 2021, pero apeló ambas sentencias.

Un nuevo equipo de abogados presentó el lunes un recurso contra la sentencia, alegando que sería aplicable una ley de amnistía que Bouterse intentó impulsar hace más de una década sin éxito, pero el fiscal general de Surinam rechazó la medida el martes.

Bouterse encabezó un golpe de Estado incruento para convertirse en dictador de 1980 a 1987. Durante ese periodo, él y otra veintena de sospechosos fueron acusados de ejecutar a personas destacadas, entre ellas abogados, periodistas y un profesor universitario, en una fortaleza colonial de la capital, Paramaribo.

Bouterse ha aceptado su «responsabilidad política» en los asesinatos de 1982, pero insiste en que él no estuvo presente.

Posteriormente fue elegido presidente por la vía democrática de 2010 a 2020.