• Diplomacia Taiwan, un puercoespín entre la guerra y la paz

Quedan cinco días para las cruciales elecciones de Taiwan y el miedo a China, hinchándolo todo lo que se pueda, es un viejo recurso de campaña que da muchos votos. Eso lo sabe bien el favorito en las encuestas, Lai Ching-te, candidato del gobernante Partido Democrático Progresista (PDP), quien lleva semanas lanzando continuos llamamientos a los electores taiwaneses para que elijan entre «dictadura y democracia».

A pesar de contar con una población de alrededor de 23 millones de personas, las elecciones de Taiwan tienen una gran importancia estratégica global debido a su disputado estatus político. Si bien es independiente de facto desde la década de 1940, la isla y sus territorios periféricos son reclamados por Pekín, que amenaza frecuentemente con usar la fuerza si no se logra una «reunificación» pacífica.

Este martes, Lai, actual vicepresidente, ofreció una rueda de prensa para denunciar una «interferencia sin precedentes» por parte de China en las elecciones del país. «China se entromete cada vez que Taiwan celebra elecciones, pero esta vez está entrando con todo, no importa si se trata de propaganda o intimidación militar, guerra cognitiva o noticias falsas», aseguró.

El candidato señaló que Pekín está presentando los comicios como una elección entre la paz y la guerra en un esfuerzo por asegurar que salga elegido un un Gobierno más amigable con China. «Si esta interferencia tiene éxito, entonces Taiwan no elegiría un presidente sino un jefe ejecutivo, como pasa en Hong Kong», sentenció.

Poco después de la comparecencia de Lai, en los móviles de los residentes en la isla se activó una alerta de ataque aéreo después de que un satélite chino sobrevolara a gran altura el espacio aéreo taiwanés. Pero en la versión inglesa del mensaje, en vez de mencionar al satélite, se incluía el término «misil», provocando más alarmismo y críticas por parte de los candidatos de los partidos de la oposición.

«Esta es la primera vez que escucho que el lanzamiento de un satélite puede desencadenar tal alerta. Probablemente todos se sorprendieron, pensando que era un misil, así que creo que el Ministerio de Defensa está intentando engañar al público emitiendo tal alerta«, dijo Eric Chu, presidente del Kuomintang (KMT), que presenta como candidato a las elecciones al conservador Hou Yu-ih, el gran rival de Lai.

El PDP, de centro-izquierda, lleva ocho años gobernando Taiwan de la mano de la presidenta Tsai Ing-wen, de corte independentista y muy cercana a Estados Unidos. El KMT guarda un perfil más amigable a Pekín y la tercera y más joven formación que podría pelear por dar la sorpresa en las urnas, Partido Popular de Taiwán (TPP), se encuentra en un espectro político más moderado que los dos partidos tradicionales.

Las relaciones entre Pekín y Taipei están en su nivel más bajo a medida que el ejército chino intensifica la presión militar y el Gobierno taiwanés se rearma gracias a la ayuda de Washington. Pero desde la oposición acusan al PDP de infundir miedo con alertas como la del satélite. El propio Ministerio de Defensa de Taiwán se disculpó el martes por su «referencia inexacta a un misil en el mensaje a los teléfonos móviles».