• Francia Manifestaciones en toda Francia: «Antes era por las pensiones, ahora por nuestra libertad»

El Gobierno y los sindicatos franceses buscan una salida a la crisis social provocada por la polémica reforma de las pensiones del presidente Emmanuel Macron, que fue aprobada por decreto hace dos semanas, pese a la oposición del país a la misma. La próxima semana, la Primera Ministra Elizabeth Bourne dará la bienvenida a las organizaciones sindicales unidas por primera vez en una década contra la ley. Esto significa que las dos partes vuelven a sentarse a hablar, algo que no sucedía desde que se aprobó la reforma en enero.

La cita se producirá entre el lunes y el miércoles, antes de la nueva jornada de movilización convocada el jueves, que será el día 11. Básicamente, la designación no cambia mucho, las dos partes permanecen fijas en sus posiciones y estas posiciones son irreconciliables. Los sindicatos están pidiendo que la ley sea retirada o suspendida por el momento. El Gobierno insiste en que eso no ocurrirá, es más, no moverá una coma, ni siquiera en relación al artículo espinoso: el que retrasa la actual edad de jubilación de 62 a 64 años.

En formato, la cosa cambia, porque al menos ambas partes están abiertas a hablar por primera vez en casi tres meses. “Los sindicatos podrán hablar de todos los temas que quieran”.Fuentes cercanas al primer ministro dijeron. «Si vamos, se trata de hablar de pensiones. ¿Qué más?», preguntó Laurent Berger, secretario general de la CFDT, la federación más moderada y representativa del país.

Tanto Berger como el líder de la CGT, Felipe Martínez, sugirieron que Macron acepte la intervención de un mediador, una figura ajena que ejerce de juez en la crisis, que se ha radicalizado en la calle. Pero primero quieren retrasar la ley, a lo que el gobierno se negó rotundamente.

La semana pasada, el gobierno y los sindicatos se acercaron, aunque con la boca pequeña. En una entrevista televisiva hace una semana y media, Emmanuel Macron se mostró abierto a hablar con los sindicatos sobre «todos los temas en el lugar de trabajo, pero no las pensiones». Días después, fue Bourne quien les lanzó el desafío, pero también se mostró inflexible en este punto.

Las próximas dos semanas son clave. En el paro convocado para el próximo jueves se probará si la movilización se desinfla o continúa. Pero, sobre todo, será decisivo el 14 de abril, cuando el Consejo Constitucional dará a conocer su pronunciamiento sobre la reforma. Debes decidir dos cuestiones. La primera es si se ajusta a la constitución. Los sindicatos y la oposición lamentan que el procedimiento utilizado para aprobarla (como una ley financiera) sea un atajo inválido y legal.

También decidirá sobre una propuesta de la izquierda de convocar un referéndum para fijar la edad de jubilación en 62 años. Este consejo es independiente y está integrado por nueve expertos de amplia trayectoria y alto prestigio, entre ellos el exministro Alain Juppe. Si dan luz verde a la reforma del sistema de pensiones, se activará y entrará en vigor, como estaba previsto, en septiembre. También pueden enmendar partes que consideren incompatibles con la Carta Magna..

La radicalización de los últimos días de las protestas contra la reforma (muchas de ellas espontáneas, salvo las convocadas por estas organizaciones) hace más urgente la salida a la crisis social, incluso antes de que el ayuntamiento la anuncie. El jueves tuvo lugar la décima jornada de paro, con descenso de participación, pero con nuevos hechos. Hubo más de 200 policías heridos, según el Ministerio del Interior, y un centenar de personas fueron interrogadas.

El gobierno se da cuenta de que la calle, Union Road puede ser la única salida. Los sindicatos, por su parte, temen que el movimiento pacífico que han liderado hasta ahora pierda fuerza y ​​que la protesta quede en manos de los radicales. Una manifestación ambiental celebrada el sábado en Saint-Sollen, en el oeste del país, terminó con fuertes enfrentamientos entre los participantes (el gobierno dice que la mayoría son extremistas) y las fuerzas del orden. Dos de los manifestantes están en coma y sus familias han presentado demandas por intento de asesinato.