Mark Drakeford anunció este miércoles 13 su intención de renunciar a la jefatura del Gobierno de Gales y al liderazgo del Partido Laborista en el territorio autonómico. El todavía ministro principal de esta nación del Reino Unido continuará ejerciendo su cargo ministerial hasta la elección de su sucesor en primavera de 2024, según el calendario previsto provisionalmente.

Drakeford confirmó su decisión, en un mensaje que emitió en galés y en inglés frente a la sede del Parlamento (Senedd) en Cardiff, a los cinco años exactos de su nombramiento como ministro principal y líder laborista de Gales. Llevaba meses, sino años, anticipando su retirada de la primera línea de la política de esta región septentrional de Gran Bretaña.

«Cuando me presenté al liderazgo dije que, de ser elegido, ejercería el cargo durante cinco años. Han pasado exactamente cinco años desde que fui investido como ministro principal», remarcó, sin dar oportunidad a preguntas de los medios.

La pandemia del coronavirus dominó el mandato del distinguido académico y ex asesor político laborista. Chocó con frecuencia con el primer ministro Boris Johnson, cuya competencia de la crisis sanitaria se limitaba a Inglaterra, tanto en las restricciones sociales para contener la propagación del virus como en el estilo de liderazgo.

Drakeford proyectaba serenidad, cautela y mesura en sus frecuentes conferencias de prensa y mensajes a la nación durante la erupción del Covid-19. Venía de la tradición socialista radical, de la «izquierda suave», y apoyó la candidatura de Jeremy Corbyn al liderazgo laborista en 2015. El ahora dirigente de la formación, Keir Starmer, le reconoció este miércoles en el Parlamento de Westminster como el «titan de la política laborista galesa».

En el comunicado de renuncia a su doble cargo, hizo un breve recorrido por las grandes cuestiones que ha tenido que lidiar durante su quinquenio, desde los efectos de la política de austeridad del gobierno central al Brexit, la crisis climática, las guerras en Ucrania y Oriente Próximo y «cuatro diferentes primeros ministros, hasta ahora». Se referiría a la cadena de jefes del Gobierno del Reino Unido, desde Theresa May a Rishi Sunak, que se han sucedido en Downing Street desde que tomara las riendas de Gales.

Drakeford pasa ahora la batuta con el ojo puesto en el calendario electoral. Las generales al Parlamento de Westminster han de celebrarse antes de enero de 2025 y, si se cumplen los pronósticos de intención de voto, su heredero tendrá la «oportunidad de trabajar con el recién elegido gobierno laborista en Londres», dijo esperanzado del cambio de partido en el Ejecutivo central.

El todavía ministro principal prometió trabajar por la victoria laborista en Gales y a nivel nacional. Las autonómicas están programadas para mayo de 2026, cuando su sucesor tratará de consolidar el continuo dominio del laborismo en el territorio desde la ‘devolución’ de poderes de Westminster a Cardiff aprobada en el referendo de 1997.