• Patio Global Los perros americanos que aterrorizan al Reino Unido

Quién. Es el ex secretario de Estado de Inmigración y Asilo de Bélgica y desde el año pasado joven presidente del CD&V, el partido democristiano flamenco.

Qué. La semana pasada participó (y arrasó) en ‘Make up your mind’, un concurso de la televisión neerlandófona en el que personalidades de todos los ámbitos actúan como ‘drag queens’, sin revelar su identidad, danzando con zapatos de plataformas de hasta 20 centímetros.

La valoración de la presidenta del jurado, Vanessa Van Cartier, sorprendida y entusiasmada, fue muy clara: «Has nacido para esto, nena». La respuesta de la incipiente artista, igual de sentida : «Yeah, baby«. Sin duda, el talento natural estaba ahí. Sammy Mahdi jamás se había subido a unos zapatos de tacón y a duras penas se podía levantar del sillón. Y en un instante y como si nada, avanzaba sobre un plató, se contoneaba, giraba con gracia, elegancia y muchísimo ritmo desde unas plataformas de 20 centímetros. De un naranja rasgador, listo para arrasar. La imagen, extraordinaria en lo visual, no tendría nada de especial si no fuera porque el aspirante a imponerse en Make up your mind, un programa de la cadena VTM, es nada menos que el presidente del partido CD&V, el partido cristiano demócrata flamenco.

El show es un ingenioso juego de palabras, porque en inglés quiere decir decídete, pero también hace referencia al maquillaje. La transformación del político fue increíble y el nombre elegido, Cindy Envy, una genialidad, pues leído en voz alta suena casi exactamente igual que las siglas de su fuerza política. Mahdi estuvo encantando, relajado, suelto, sonriente. Integrado a la perfección en la dinámica, aprovechando sus innegables dotes de comunicación ante la cámara.

La sociedad flamenca, no la más progresista del planeta, ha tenido algunos problemas para aceptar su participación. Creen que no es serio, que un político no debería prestarse a esas cosas y que ignora los valores tradicionales. Pero su respuesta es tajante: «Los espectáculos de drag queens están prohibidos en Tennessee, en Estados Unidos. En Italia están prohibidos en televisión. Muchos de los derechos que disfrutamos en Bélgica los damos por sentados, pero no deberíamos hacerlo. Debemos continuar la lucha todos los medios, porque hoy pueden ser espectáculos de drags y mañana quizás el matrimonio homosexual. Hay que seguir dando la pelea y si puedo hacerlo con tacones de 20 cm, lo hago con mucho gusto», dijo entre vítores cuando se reveló su identidad.

Sammy Mahdi (34), hijo de una flamenca y un iraquí, es licenciado en ciencias políticas. Fue responsable de las Juventudes del partido y secretario de Estado de Asilo y Migraciones. En junio de 2022 se impuso con el 97% de los votos en el congreso que su partido celebró en un parque de atracciones y cambió de vida.

El objetivo es modernizar y acercarse a un votante más joven. Las encuestas forzaron la dimisión de su predecesor. Y en cadena obligaron a Mahdi a dejar el puesto en el Gobierno para centrarse en la gestión interna. Muchos pensaron que estratégicamente no era lo mejor. Flandes se ha ido moviendo a la derecha, y los sondeos colocan a la ultraderecha del Vlaams Belang (cuyo predecesor fue ilegalizado y que hasta hace poco sufría un cordón sanitario) en cabeza. La migración es la gran cuestión y el ahora ganador de concursos televisivo se caracterizó en el puesto por una política de mano dura.

A pesar de sus orígenes, de haber sufrido el racismo en carne propia, de su abuelo exiliado, Mahdi abogó por restringir las entradas y por perseguir con dureza a los que no tienen derecho legal a estar en el país. Y tuvo su momento más bajo cuando en una célebre huelga de hambre que casi tumba al Gobierno prometió revisar los dosieres de los demandantes, para luego traicionarlos. Ahora lava su imagen, pero antes los derechos no eran prioridad.