El político opositor ruso encarcelado Alexei Navalny confirmó el martes su llegada a una prisión del Ártico y dijo que estaba de buen humor.

«Los 20 días de mi transporte fueron bastante agotadores, pero todavía estoy de buen humor, como corresponde a un Papá Noel», dijo tras llegar a su nuevo penal, en Siberia.

Navalny publicó una actualización en X después de desaparecer durante más de dos semanas. También dijo que había visto a su abogado.

Para saber más

Sus aliados dijeron el lunes que había sido trasladado a una colonia penal al norte del Círculo Polar Ártico.

El viaje a su nuevo lugar de detención, que duró 20 días, fue «bastante cansado», dijo en X (antes Twitter). «De todos modos, no os preocupéis por mí. Estoy bien. Estoy aliviado de haber llegado por fin», añadió.

«No digo «Ho-ho-ho», pero sí digo «Oh-oh-oh» cuando miro por la ventana, donde puedo ver una noche, luego la tarde y luego la noche. de nuevo», bromea en el hilo sobre su nuevo destino en estas fechas navideñas.

Dice haberse sorprendido de que un abogado se presentara a las puertas de su celda después de haber sido trasladado «con tanta precaución y por una ruta tan extraña (Vladimir – Moscú – Chelyabinsk – Ekaterinburg – Kirov – Vorkuta – Kharp) que no esperaba que nadie me encontrara aquí antes de mediados de enero», continúa.

Las condiciones en el nuevo penal del opositor ruso son duras, con un régimen especial, en una zona helada con permafrost, el hielo perenne. Es muy difícil llegar hasta esa región y no existen los sistemas de entrega de correo que utilizan los presos en otros centros.

El preso más famoso de Rusia estaba a la espera de un traslado a un centro de «régimen especial», el grado más severo en el sistema penitenciario ruso.

Estos días sin pistas de Navalny han sembrado la alarma sobre su estado de salud. Sus colaboradores enviaron 618 solicitudes de información sobre la ubicación de Navalny, que desde poco después de su detención en 2021 estaba en un centro penal a 235 kilómetros al este de Moscú, en la región de Vladimir.

El traslado de Navalny a uno de los penales más remotos de Siberia, conocida como Lobo polar, en Jarp, es la respuesta del Kremlin a la campaña de la Fundación Anticorrupción anunciada por el opositor el 7 de diciembre para sustituir la imagen de un presidente fuerte y popular con la que Putin se ha presentado a reelección en marzo de 2024 por la de un criminal que ha causado ya en Ucrania 315.000 muertos o heridos sólo en el ejército ruso. «¿Deseas que tus seres queridos mueran por Putin y por sus negocios?», pregunta la Fundación en su propaganda digital.