• Patio Global El poder de las semillas de calabaza en el sistema inmunológico y para la libido

QUIÉN. Es el padre del actual presidente chino y se cumplen 110 años de su nacimiento. Fue uno de los camaradas de Mao Zedong y pez gordo de la primera generación de líderes comunistas chinos.

QUÉ. A propósito de tan señalada fecha, la cadena estatal china CCTV está emitiendo un documental sobre su figura, una oportunidad también para conocer mejor el pasado del omnipresente mandatario chino y de su allegados.

La cadena estatal china CCTV lleva unos cuantos días emitiendo en bucle un documental de seis capítulos sobre el padre del omnipresente presidente Xi Jinping. Se cumplen 110 años del nacimiento de Xi Zhongxun, uno de los camaradas de Mao Zedong y pez gordo de la primera generación de líderes comunistas chinos. La excusa del aniversario era perfecta para reunir a la familia Xi en torno a la figura del difunto patriarca.

El documental, titulado Chicheng, que traducido del mandarín significa Devoción total, repasa la carrera revolucionaria de Xi padre, quien lideró varias guerrillas en el norte hasta convertirse, tras la proclamación de la República Popular China (1949), en viceprimer ministro. Lo que al filme se le olvida destacar es que, algo más de una década después, a las puertas de la Revolución Cultural, Xi Zhongxun fue acusado de traición.

Pasó de héroe revolucionario a ser un apestado. Acabó encarcelado y su familia, humillada públicamente, también sufrió las consecuencias. Xi Jinping, al igual que otros muchos jóvenes de familias adineradas de las grandes ciudades, no se libró de los trabajos forzados en el campo. Y muchos informes apuntan a que una hermana suya se suicidó.

Cuando sólo llevaba seis meses cavando pozos en una aldea del norte de China, Xi Jinping huyó del campo y buscó refugio de nuevo en Pekín. Pero el joven rebelde no contaba con que su propia madre, en vez de abrirle las puertas de casa, lo denunciaría a las autoridades. Ella, Qi Xin, no quería que su hijo se convirtiera en un desertor de por vida.

«Toda la familia Xi sufrió persecuciones injustas de la Guardia Roja de Mao. El actual presidente era un adolescente cuando su familia se separó y él tuvo que valerse por sí mismo. Antes de ser enviado al campo, acabó en un reformatorio y se convirtió en un delincuente juvenil contrarrevolucionario. Incluso tuvo que mendigar en algunas ocasiones», contaba a este periódico el profesor Alfred L. Chan, uno de los biógrafos del que ahora es probablemente el hombre más poderoso del mundo. Ningún otro líder de una superpotencia concentra tanto poder en sus manos sin tener que rendir cuentas con nadie por sus decisiones ni ser cuestionado en el ruedo político y mediático de su país.

La rehabilitación social de la familia Xi llegó en los primeros años de aperturismo bajo la batuta del reformista Deng Xiaoping. La reinserción del padre vino con un puesto como subdirector de una fábrica de tractores. Después, de vuelta en la política, Xi Zhongxun fue uno de los impulsores de las zonas económicas especiales que hicieron que la región de Cantón se convirtiera en la fábrica del mundo.

Xi padre murió en 2002. En el documental hace una extraña aparición su viuda, Qi Xin, de 97 años, a la que entrevistan en varios episodios y que destaca la humildad que su marido transmitió a sus hijos. Sobre la figura de la matriarca, la propaganda china asegura que Qi, quien también estuvo trabajando como campesina durante la Revolución Cultural, se unió al ejército a finales de los años 30, en la guerra contra los japoneses, y que lideró un batallón de mujeres.

Entre los personajes del documental aparece el hermano pequeño del presidente, Xi Yuanping, quien dirige una organización medioambiental. Y la hermana mayor, la empresaria Qi Qiaoqiao, que abrió un fondo con inversiones en el sector minero e inmobiliario.