• Comicios El PiS intentará formar Gobierno en Polonia a pesar de que los resultados finales confirman su derrota
  • Líderes Anne Applebaum: «Las elecciones polcas demuestran que se puede derrotar al populismo autocrático»

Tres semanas después de la victoria en las urnas de una alianza opositora al Gobierno ultranacionalista del partido polaco Ley y Justicia (PiS), el presidente de la república, Andrzej Duda, ha decidido retrasar el traspaso de poderes invitando a formar Gobierno al partido que le facilitó la presidencia.

En un mensaje televisado, Duda ha anunciado que «tras consultas y minuciosas consultas y una cuidadosa consideración» ha invitado al primer ministro en funciones, Mateusz Morawiecki, a formar Gobierno, aunque no hay hasta ahora ningún partido dispuesto a formar coalición con el PiS.

Duda explicó que únicamente sigue la tradición de ofrecer la primera oportunidad de formar Gobierno, aunque haya posibilidad de fracaso. Morawiecki reclamó esa oportunidad, en tanto que el PiS está intentado convencer a diputados de la oposición para que se unan a su proyecto y así tratar de formar una mayoría que les permita gobernar.

«Estamos encuestando a algunos diputados de la oposición que no están de acuerdo con la visión de una integración europea forzada y con el programa de la izquierda en lo que respecta a cuestiones ideológicas. Hay diputados que son razonables (…) que tienen un enfoque similar al nuestro», explicó hace unos días el portavoz del Gobierno, Pior Müller.

Müller aseguró que «sólo cuando nuestro candidato sea designado por el presidente Duda como encargado de formar Gobierno se atreverán a rebelarse» contra sus partidos y pasarse a las filas del PiS porque, dijo, «ya sabemos cómo les trataría la élite liberal si lo hiciesen ahora».

El presidente ya ha designado candidato y habrá que esperar a ver si la rebelión anunciada por Müller se produce. Por el momento, lo que el PiS ha ganado es tiempo.

El movimiento del presidente, aunque ligado a la tradición, retrasará pues la formación de Gobierno y eso significa más semanas de inestabilidad política, en tanto que ya hay mayoría para hacer arrancar una nueva legislatura. Los políticos de la oposición en Varsovia habían expresado repetidamente sus temores de que el presidente pudiera retrasar el cambio de Gobierno para dar al PiS uno o dos meses más en el poder.

Anteriormente, Duda ya había fijado la fecha de la sesión inaugural del nuevo Parlamento para el 13 de noviembre, casi un mes después de las elecciones.

En las elecciones parlamentarias del 15 de octubre, la coalición liberal-conservadora (KO), liderada por Donald Tusk, junto con otros dos partidos de la oposición, el conservador Tercera Vía y la alianza de izquierdas Lewica, obtuvieron una clara mayoría de escaños. Los partidos trabajan ya en un acuerdo de coalición.