La coalición de gobierno liderada por el canciller Olaf Scholz utilizó su mayoría parlamentaria para llevar a cabo una reforma electoral que ya había anunciado el conjunto de la oposición. El Tribunal Constitucional lo denunciará. «Esta reforma es una manipulación de la ley electoral y un fraude electoral», dijo el líder de la CDU, Frederik Merz. Para el Partido de la Izquierda, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, podría firmar la reforma impulsada por los socialdemócratas, liberales y verdes. Sus diputados denunciaron: «Quieren que desaparezcamos del parlamento». Para la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), la reforma es un duro golpe.

Se esperaba que el debate fuera difícil, porque la reforma, que surge de la necesidad de reducir el número de escaños en el Bundestag que crece en cada elección, y hay consenso al respecto, afecta muy directamente a los partidos con más locales y regionales. las raices. Para limitar definitivamente la asamblea a 630 escaños -ahora tiene 736-, los partidos en el gobierno han reducido los mandatos compensatorios eliminando la llamada cláusula de mandato básico.

Esta cláusula permitía entrar en el Bundestag a cualquier partido según sus resultados en la segunda vuelta aunque no hubiera alcanzado la barrera del 5% pero hubiera obtenido al menos tres mandatos directos. Estos mandatos surgen de la segunda papeleta que debe ser llenada por el electorado, ya diferencia de la primera que contiene la lista partidaria, este elige al pueblo. Este sistema permitió que partidos como La Izquierda o CSU, muy arraigados en el ámbito local, Compensar al pueblo por su falta de votos como partidos.

El exceso de mandatos ocurre cuando un partido gana más escaños en el Bundestag a través de mandatos directos de los que habría recibido según los resultados de la segunda votación. Estos escaños pueden conservarse y otros partidos reciben mandatos compensatorios a cambio. De acuerdo con las nuevas reglas, puede suceder en el futuro que un candidato gane su distrito electoral por completo, pero aún así no ingrese al Bundestag. Esto enfurece a CSU por encima de todo.

Si no existiera la cláusula omitida, la izquierda, por ejemplo, no estaría hoy representada en el Bundestag porque solo obtuvo el 4,9% de los segundos votos en las elecciones al Bundestag de 2021. La CSU obtuvo el 5,2%. número. De haber caído por debajo de la barrera del 5%, no habría ganado ninguno de los 45 mandatos directos obtenidos con el nuevo modelo.

El SPD, los Verdes y el FDP argumentan que el recorte afecta a todos los partidos por igual. Por lo tanto, la reforma es justa y constitucional. El portavoz de política interior del grupo parlamentario del SPD, Sebastian Hartmann, afirmó que el objetivo de la propuesta es «una ley electoral sencilla y comprensible».

A esto respondió el líder del grupo parlamentario de la CSU, Alexander Dobrindt. El plan buscaba expulsar a la izquierda del parlamento y desafiar el «derecho a existir» de la CSU.“Estás reparando aquí” para consolidar “fingiendo ser contundente en el semáforo”, en referencia a los colores que identifican a los partidos de coalición de gobierno.

La CDU/CSU y la izquierda han dejado claro que quieren recurrir la sentencia ante el Tribunal Constitucional. “Una ley electoral tan irrespetuosa debería terminar en la Corte Constitucional”, dijo Dobrindt. Y el líder del bloque parlamentario de L’azquierda, Dietmar Bartsch, anunció que su formación también interpondrá recurso. Denunció que «esta reforma es un ataque a la democracia. Ignora la voluntad de los votantes y acaba con la relación directa que muchos políticos locales tienen con los electores de sus circunscripciones».

El downsizing se ha debatido durante años y está por ver si la reforma aprobada por el Bundestag acabará con el debate. En 1997, el Tribunal Constitucional Federal declaró que la Constitución era la cláusula habilitante básica del sistema electoral vigente en ese momento. Según el tribunal, la legislatura también puede inferir la propia fuerza política de un partido y, por lo tanto, tenerla en cuenta en la distribución de escaños, a partir del número de mandatos directos que ha recibido un partido. Sin embargo, el Tribunal Constitucional Federal no consideró obligatorio el requisito de autorización básica, incluso en el antiguo sistema. Pero en otras decisiones, este tribunal subrayó que la ley electoral debe estar libre de «efectos nocivos». Queda por ver si la cláusula mandatoria básica sería ajena al sistema e inconstitucional o, por el contrario, si su ausencia haría inconstitucional la reforma.

You missed