• Unión Europa La ultraderecha islamófoba de Wilders gana las elecciones en Países Bajos
  • Países Bajos El ultra GeertWilders modera su discurso y tiende la mano al centroderecha neerlandés para liderar un Gobierno de coalición
  • Podcast Países Bajos y la sorpresa de la extrema derecha: «Wilders ha jugado muy bien sus cartas. Ya no da miedo»

El Gobierno dirigido por el ultraderechista islamófoboGeert Wilders en los Países Bajos se tambalea antes incluso de que se inicien las negociaciones. La candidata del Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD), Dilan Yesilgöz, ha anunciado por sorpresa este viernes que su partido no entrará a formar parte de un Gobierno de coalición por sus malos resultados electorales: «Tenemos 10 escaños menos; no es apropiado nombrar ministros ahora».

La líder de los liberales, perteneciente al partido del todavía primer ministro en funciones, Mark Rutte, no ha rechazado sentarse a negociar un Gobierno de centroderecha, pero ha asegurado que no quiere que su partido forme parte del mismo escudada en el voto de castigo que ha recibido. Sí se ha abierto a permitir desde el Parlamento que se forme ese Ejecutivo, pero manteniéndose después en la oposición.

En las elecciones del miércoles, la ultraderecha de Wilders (PVV) consiguió 37 escaños, el VVD fue tercera fuerza con 24, y los democristianos de Nuevo Contrato Social (NSC) tuvieron 20 asientos en la Cámara Baja. Wilders pretendía negociar un Gobierno de coalición entre estos tres partidos y el Movimiento Campesino (BBB, con siete diputados). Al apartarse Yesilgöz, se cae una pata imprescindible para que el histórico líder de la ultraderecha neerlandesa pueda ser nombrado primer ministro.

Lo cierto es que el VVD ha perdido 10 escaños después de que Rutte haya sido primer ministro en los últimos 13 años. El resto de formaciones del Gobierno saliente también ha sufrido amplios retrocesos, con lo que los neerlandeses han votado en contra del Ejecutivo saliente.

Nada más hacer público su anuncio, han llovido duras críticas contra la candidata liberal desde el resto de las formaciones de la derecha y el centro y también desde su propio partido. Wilders ha asegurado que esta decisión «es muy decepcionante» porque «los neerlandeses quieren un Gobierno de centroderecha«. Del mismo modo, los líderes del NSC o de BBB han rechazado esta posición porque «contradice el resultado de las urnas».

Algunos diputados del VVD también rechazan esta postura, adoptada de forma «apresurada» y «sin contar con el resto del partido, ya que no lo ha discutido la dirección», han asegurado. Sin embargo, varios ministros en funciones del VVD respaldan la posición de Yesilgöz.

GOBIERNO EN MINORÍA

La fórmula apuntada por Yesilgöz, un Gobierno en minoría de Wilders con apoyos puntuales desde el Parlamento por parte de los liberales daría más autonomía estratégica al PP neerlandés, sin atarse a la ultraderecha a siete meses de las elecciones europeas. Este Ejecutivo podría contar con el apoyo activo de 64 diputados en una Cámara de 150 y los apoyos puntuales del VVD , que tiene 24.

Aún así, las conversaciones a varias bandas aún no han comenzado y el propio Wilders no ha descartado que haga cambiar de opinión a los liberales. «Soy optimista y no sería la primera vez que cambian de opinión en las últimas semanas», ha apuntado irónico.