• derecho Lo último sobre el submarino perdido Titanic
  • America Una operación contrarreloj para encontrar el submarino que exploraba los restos del Titanic
  • Pasajeros de submarinos perdidos Un millonario experto en Titanic, empresario y su hijo

Y «voces» fueron monitoreadas el martes y miércoles en las profundidades del Océano Atlántico. La Guardia Costera estadounidense, que lidera las labores de rescate, confirmó este jueves Encuentran un «campo de escombros» cerca de los restos del Titanic Podría significar el final de la búsqueda después de varios días de espera y sufrimiento para los familiares de los tripulantes. Según David Mearns, experto en buceo citado por la BBC, entre los restos Hay un «tren de aterrizaje» y una «cubierta de popa» del barco

Este descubrimiento reduce en gran medida las esperanzas de que los desaparecidos sean encontrados con vida. Ahora se baraja la posibilidad El submarino explotó desde el interior debido a la presión del agua. Este puede ser el final de la cuenta regresiva que, según los expertos, finalizó la mañana del jueves, en el momento en que los ocupantes del cilíndrico aparato se quedaron sin oxígeno.

Pero la búsqueda continúa. Lo que comenzó como una pequeña operación se convirtió en un rescate a gran escala que involucró a varios países, incluidos Estados Unidos, Canadá, Francia, Noruega y el Reino Unido. Periodistas en el puerto de St. John, en Terranova (Canadá), de donde partió la expedición, describieron este jueves la salida constante de barcos y aviones hacia la zona, que las autoridades calificaron como «el doble del tamaño de Connecticut». Hasta la fecha se ha trazado una superficie de más de 26.000 kilómetros cuadrados, el equivalente a las provincias de Córdoba y Granada juntas.

Los restos físicos fueron descubiertos por un robot de búsqueda del fondo marino que salió del barco canadiense, el Horizon Artic. Es el único desarrollo de una operación fallida hasta ahora que amenaza con la tragedia. Todavía con vida y podría estar esperando para rescatar a cinco personas, fiebre de stocktonel piloto y CEO de la empresa organizadora del viaje, OceanGate Expeditions, es un empresario británico con una larga trayectoria de aventuras, Hamish Hardingdos paquistaníes, Shahzadeh y Suleiman Dawudpadre e hijo, miembros de una de las familias más ricas del país, y Paul Henry Nargolet, uno de los mayores expertos en el Titanic, el desastre que dejó 1.514 muertos. El más joven, Suleiman Daoud, de 19 años, es aficionado a la ciencia ficción y al voleibol y estudiaba en la Universidad de Strathclyde en Glasgow, Escocia.

Guillermo Söhnlein, cofundador de OceanGate, aún cree que hay esperanza de encontrarlos con vida a pesar de que relatos de expertos indican que ya se quedaron sin oxígeno. Este especialista en buceo confirma que la vida de los viajeros dentro de Titán puede ser más larga de lo que todos piensan. Le dijo a CNN que Stockton Rush, el director ejecutivo de la compañía y el capitán del barco, y el resto de los pasajeros “se dieron cuenta hace unos días que lo mejor que podían hacer para asegurar su rescate era expandir los límites de esos suministros relajándose tanto como sea posible más».

Por eso, cree que la «ventana disponible» es más grande de lo que se dice. “Todavía tengo esperanza para mi amigo y el resto del equipo”, dijo Sunline. «Animaría a todos a mantener la esperanza de que la tripulación regrese a salvo»..

Un buque de la Armada de Canadá transportaba un equipo médico especializado en medicina de buceo y una cámara de recompresión hiperbárica con capacidad para hasta seis personas. El equipo médico y de cámara viajó al HMCS Glace Bay, que llegó justo después de las 9 a.m. hora local del jueves por la mañana, según la Comandante de las Fuerzas Armadas de Canadá, Lynn Hickey.

En el aire, materia ¿Quién correrá con los gastos de esta operación de rescate?, que definitivamente alcanzará varios millones de dólares. Con la participación de tantos países, es difícil saber si finalmente caerá en el tesoro público de cada país, lo que podría generar más críticas sobre la naturaleza de la expedición.

Cada integrante de la aventura tuvo que pagar 250.000 dólares para descender a una profundidad de casi 4.000 metros y poder contemplar los restos del Titanic, con los riesgos conocidos y las quejas por la inconsistencia del aparato que la empresa decidió ignorar.

Dos tripulantes ya habían realizado el mismo viaje y estaban dispuestos a repetirlo a pesar de las condiciones extremas que supuso la aventura, metidos en un cilindro de titanio-carbono sin asientos y con una sola ventana de unos 50 cm de diámetro. En principio era todo lo que necesitaban para un recorrido de 10 horas en total, entre aterrizar, explorar los restos del Titanic y salir a la superficie. Pero esta vez algo salió mal y parece que la empresa va a terminar en tragedia.