• Guerra en Gaza Hamas, casi intacta y solvente tras dos meses de guerra contra Israel
  • Guerra en Gaza Al menos 70 muertos en un ataque israelí al campo de refugiados de Al Maghazi en Gaza

El líder de Hamas en la Franja de Gaza y verdadero poder en la sombra del grupo islamista, Yahya Sinwar, afirmó hoy en su primer mensaje público desde que comenzó la guerra que ésta es una «batalla feroz, violenta y sin precedentes» contra Israel.

«Las Brigadas Al Qasam destruirán al ejército de ocupación, están en camino de aplastarlo y no se someterán a las condiciones de la ocupación», afirmó Sinwar en un mensaje difundido por los canales de Hamas.

Para saber más

Sinwar, quien Israel asume que está escondido en la red de túneles subterráneos del enclave, aseguró que la tropas israelíes «están sufriendo grandes pérdidas en vidas y equipos».

Según afirmó, las Brigadas Al Qasam atacaron a unos 5.000 soldados israelíes, «un tercio de ellos murieron, otro tercio resultó gravemente herido y el último tercio permanentemente incapacitado», además de destruir 750 vehículos militares.

Las cifras ofrecidas por Sinwar distan del recuento oficial de bajas del Ejército israelí, que ha confirmado 156 soldados muertos desde que comenzó la ofensiva terrestre en la Franja el pasado 27 de octubre; además de otros 333 durante el brutal ataque de Hamas en suelo israelí el 7 de octubre y en los combates de los días sucesivos.

El mensaje de Sinwar es el primero del líder islamista desde que comenzó la guerra tras el ataque del 7 octubre, del que es considerado el principal cerebro y planificador, y que dejó más de 1.200 muertos y 240 secuestrados.

Una cuestión de tiempo para Israel

La ofensiva militar israelí se centra ahora en Jan Yunis, bastión militar de Hamas en el sur de la Franja y ciudad donde nació Sinwar, cuya captura es una de las prioridades de la tropas israelíes.

Según información de inteligencia filtrada a medios hebreos la semana pasada, el Ejército ha creído estar a punto de darle caza en los túneles del área de Jan Yunis dos veces en las últimas semanas, pero Sinwar, quien se supone que está en constante movimiento, logró escapar.

«Es solo cuestión de tiempo que demos con él», aseveró el primer ministró israelí, Benjamín Netanyahu, el pasado 6 de diciembre, cuando las tropas israelíes rodearon la residencia de Sinwar en Jan Yunis, aunque no encontraron rastro de él.

Sinwar es técnicamente el «número dos» del grupo, detrás del jefe del buró político de Hamas, Ismail Haniyeh, que vive desde hace más de una década autoexiliado en Catar, pero aquel es considerado como la persona que realmente controla las decisiones importantes del grupo, al ser quien gobierna dentro de la Franja, tanto el brazo político como el militar.

De hecho, según varias fuentes cercanas a las negociaciones, es Sinwar quien tiene la última palabra en las conversaciones para lograr un acuerdo de tregua o intercambio de rehenes por presos, que fracasaron en El Cairo la semana pasada.

Haniyeh regresó a Doha desde El Cairo después de que unas nuevas negociaciones se rompieran la semana pasada por Hamas, que exige un alto el fuego permanente para devolver a los más de 120 rehenes que le quedan dentro del enclave.

Las partes estudian ahora una nueva propuesta de Egipto para una tregua de dos semanas, que podría convertirse en un alto el fuego permanente, si Hamas acepta que un gobierno tecnocrático palestino tome el control de Gaza y liberar a todos los rehenes israelíes a cambio de la excarcelación de algunos prisioneros palestinos.

Los intensos bombardeos israelíes en dos meses y medio de ofensiva se han cobrado la vida de al menos 20.400 gazatíes -el setenta por ciento civiles, incluidos más de 8.000 niños- y causado más de 54.000 heridos; además de 7.500 cuerpos que se estiman atrapados bajo los escombros, según el último recuento del Ministerio de Sanidad.