• Exterior El golpe de Estado de Níger, amenaza para España

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea están reunidos en Toledo con motivo del encuentro informal de la presidencia española del Consejo. Capitaneados por el alto representante, Josep Borrell, tendrán dos reuniones. En la primera de ellas van a tratar la situación de Ucrania y participará el ministro de Exteriores de Zelenski, Dmitro Kuleba. A continuación, los ministros hablarán sobre la situación en El Sahel con el foco puesto en hacer autocrítica y asumiendo que parte de la estrategia de política exterior para África ha fracasado.

Así lo ha reconocido en las declaraciones de por la mañana Borrell. «No se puede decir que ha sido un éxito la política exterior de la Unión Europea en África», ha dicho. «Está claro que las cosas no han ido bien«, ha insistido. Según él, el hecho de que en estos últimos años haya habido golpes de Estado y que el grupo Wagner haya avanzado en el Sahel son muestra de que «no ha sido una acción ciertamente exitosa». «Vamos atener que revisar a fondo nuestra política [exterior en África], ha concluido el alto representante.

Por ese motivo, este jueves se encuentran en Toledo, Omar Touray, presidente de la Comisión de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), además del ministro de Exteriores de Níger, Hassoumi Massoudou, con quien van a tratar la situación concreta de su país.

Para saber más

Fuerzas militares perpetraron un golpe de Estado en Níger el pasado 26 de julio. Desde entonces, tanto el presidente como su familia se encuentran en una situación de arresto domiciliario, de la que Albares ha vuelto a pedir su liberación. La Unión Europea se ha alineado con la CEDEAO y ha mostrado su disposición a llevar a cabo acciones para devolver la democracia al país. Aunque no han concretado se si tratará de sanciones económicas o si apoyarán una intervención militar después de que Burkina Faso se haya mostrado dispuesto a mandar tropas al país. «La solución a sus problemas tiene que venir de instituciones africanas», ha opinado Borrell.

Europa había cerrado un paquete de ayuda de 17 millones de euros para colaborar con Níger. Sin embargo, ese envío se frenó una vez se conoció el golpe de Estado. Lo mismo sucedió con la cooperación española, que ha dejado de enviar dinero. De momento, mantienen abiertas las vías diplomáticas para intentar devolver la democracia al país. España tiene su Embajada operativa y a sus funcionarios trabajando, aunque la ministra de Defensa, Margarita Robles, informó de que los cuatro agentes del CNI que tenían sobre el terreno han abandonado el país.

You missed