• Países Bajos Mark Rutte anuncia que abandona la política tras 13 años como primer ministro

El político neerlandés Thierry Baudet, que lidera el partido de extrema derecha Foro para la Democracia (FvD), ha sido golpeado en la cabeza en una cafetería del norte de los Países Bajos durante un acto de campaña de los comicios generales que se celebran el próximo miércoles.

El ultraderechista ha recibido varios golpes con una botella de cerveza durante un evento electoral en la ciudad de Groninga, en el norte del país, donde se encontraba junto a otros candidatos y diputados de FvD, según se puede ver en imágenes de la agresión e informa el partido político en la red social X.

«Thierry se dirige a la UMCG (hospital universitario de Groninga) después de haber sido atacado nuevamente en un evento. Parece que todo estará bien. Baudet ha sido tratado por un traumatólogo. Lo golpearon en la nuca con una botella de cerveza y también en el borde de la sien, justo al lado del ojo. Un guardia de seguridad también sufrió heridas en el rostro», señaló el partido en una breve explicación.

Para saber más

Un sospechoso ya ha sido detenido y está siendo interrogado por los agentes de la policía en Groninga.

Es la segunda vez en muy poco tiempo que Baudet es atacado durante un evento: hace casi un mes, un desconocido le golpeó en la cabeza con un paraguas durante una visita a la Universidad de Gante, en Bélgica, y sufrió una conmoción cerebral leve, lo que le obligó a detener su campaña durante unos días.

Este partido político tenía otro acto electoral previsto en la ciudad de Zwolle, pero lo ha cancelado «debido a la salud y la seguridad» de Baudet.

Como ocurrió cuando fue atacado en Bélgica, los líderes políticos neerlandeses de todas las ideologías condenaron lo ocurrido.

«Es totalmente inaceptable que Thierry Baudet haya sido atacado de nuevo. Lo dije antes y lo repito ahora: manteneos alejados de los políticos. Siempre. Le deseo mucha fuerza y recuperación», señaló el primer ministro en funciones, Mark Rutte.

Frans Timmermans, líder del bloque de izquierdas socialdemócrata PvdA y los verdes GroenLinks, advirtió de que «la violencia es siempre inaceptable, y en una democracia se discute usando palabras, este ataque no tiene justificación alguna».

La candidata liberal Dilan Yeilgöz (VVD) instó a «alejar las manos de los representantes del pueblo: puedes estar en desacuerdo con alguien, pero lo haces con palabras, nunca atacas».

El democristiano Pieter Omtzigt subrayó que es «absoluta y completamente inaceptable atacar físicamente y hacer daño a Baudet, esto golpea duramente a la democracia», y lamentó que «parezca que no se haya aprendido nada de 2002 y Pim Fortuyn».

Fortuyn fue un político neerlandés asesinado a tiros por un activista ambientalista como venganza por sus críticas al fundamentalismo islámico y la política migratoria abierta, un suceso que tuvo lugar a tan solo nueve días de las elecciones de mayo de 2002, una tragedia que aún conmueve a la sociedad y la política neerlandesa.