• Oriente Próximo Diez Armadas, incluyendo la española, mantendrán abierto el Mar Rojo ante los ataques hutíes a mercantes
  • Oriente Próximo Estados Unidos convoca una reunión con aliados en busca de apoyos para defender el Mar Rojo
  • Oriente Próximo Atacados en el Mar Rojo un buque de guerra de EEUU y varios barcos comerciales

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, ha anunciado este martes en Bahréin, donde se encuentra de visita oficial, la constitución de una flotilla internacional, bajo mando estadounidense y en la que participará España, para garantizar la libertad de navegación en el Mar Rojo, que se ha convertido en una zona de guerra en el último mes por los ataques continuados de las milicias hutíes de Yemen contra barcos mercantes a resultas de los cuales varios han sufrido daños de diversa consideración y al menos uno ha sido secuestrado.

Austin hizo esas declaraciones después de visitar Israel, donde afirmó que Estados Unidos «no va a dictar el calendario ni los términos de los combates» a Israel en la guerra en Gaza. Así, el secretario de Defensa desmentía, al menos de cara a la galería, las informaciones que apuntan a que el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, quiere que Israel reduzca de forma drástica sus operaciones militares a partir del 31 de diciembre. En materia de defensa, Israel es totalmente dependiente de Estados Unidos.

Los hutíes tienen misiles y drones entregados por Irán para mantener su larga guerra contra el Gobierno de Yemen, apoyado por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. Sus ataques son en apoyo del grupo terrorista Hamas, que mantiene una guerra abierta con Israel desde el 7 de octubre. Además de los ataques a barcos, los hutíes han lanzado al menos una veintena de misiles de crucero contra Israel, de los que la gran mayoría han sido interceptados por barcos estadounidenses y al menos uno por un cazabombardero F-35 israelí, cuando ya estaba muy cerca de alcanzar su blanco.

Los países que participarán en la operación, denominada Guardián de la Prosperidad -un nombre muy significativo, dada la importancia del Mar Rojo para garantizar el flujo de bienes a Europa y, en general, a todo el mundo -son, además de Estados Unidos, Reino Unido y Francia (que ya tienen sendos destructores en la zona que han entrado en acción interceptando misiles y drones hutíes), España, Italia, Países Bajos, Noruega, Canadá, Bahréin, y Seychelles. Es significativa la ausencia de las grandes potencias regionales –Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos-, aunque eso podría deberse al temor de esos países a sufrir ataques de Irán o de sus aliados en toda la región. En el pasado, los hutíes han llevado a cabo importantes bombardeos sobre instalaciones petroleras saudíes. Según el diario The New York Times, la mayor parte de los países que se sumarán a la operación tienen barcos de guerra en la zona. No es ése el caso de España.