• Conflicto Arranca un juicio histórico: Sudáfrica acusa a Israel en La Haya de cometer un genocidio en Gaza

La organización internacional de defensa de los Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) ha cargado este jueves contra la «hipocresía» y el «doble rasero» de la comunidad internacional a la hora de condenar las violaciones cometidas contra civiles según sus intereses en distintas partes del mundo. «El año 2023 ha sido un año aterrador para los Derechos Humanos. Hemos visto una serie de tendencias en la erosión de los Derechos Humanos», explicó Tirana Hassan, directora ejecutiva de la ONG, en la presentación, a través de Zoom, del Informe Mundial 2024.

El ejemplo paradigmático que contrapone HRW es el de Ucrania y el de Gaza, en lo que ha calificado de «ira selectiva». Hasan se refirió al contexto de condena contra los terribles ataques de Hamas contra Israel el 7 de octubre, «que correctamente tenían que ser condenados como crímenes de guerra». Para criticar que «luego el Reino Unido y Estados Unidos han dado apoyo sin condiciones a Israel y no han condenado las violaciones de Israel en Gaza». Y añadió: «Son los mismos gobiernos que han apoyado sin condiciones los mecanismos de rendición de cuentas en Ucrania y han condenado los abusos y la represión de China contra la población uighur».

Concretamente, el conflicto entre Israel y Hamas ha sido objeto de escrutinio de la organización: «En 2023, los civiles fueron atacados y asesinados en una escalada sin precedentes en la reciente historia». HRW califica de «crímenes de guerra» el ataque de Hamas que «mató deliberadamente a civiles, disparó a multitudes, abatió a personas en sus hogares y tomó rehenes, incluidos ancianos y niños». En esta acción murieron 1.200 personas y 249 fueron secuestradas, de las que 133 permanecen todavía en manos del grupo islamista.

En su informe, recién publicado, HRW constata el ensañamiento del ejército de Israel contra los civiles: «Inmediatamente después, las autoridades israelíes cortaron los servicios esenciales, como el agua y la electricidad, a la población de Gaza y bloquearon la entrada de combustible y ayuda humanitaria básica, actos de castigo colectivo que constituyen crímenes de guerra».

El documento da cuenta de cómo «los ataques aéreos israelíes bombardearon Gaza incesantemente, alcanzando escuelas y hospitales y reduciendo a escombros gran parte de los barrios, incluso en ataques aparentemente ilegales. Las fuerzas israelíes también utilizaron ilegalmente fósforo blanco en zonas densamente pobladas». En cifras compiladas hasta el 11 de diciembre por HRW, las tropas ordenaron «la evacuación de toda la población del norte de Gaza y desplazaron a un 85% de la población de Gaza (1,9 millones de personas)». Las víctimas mortales palestinas ascienden ya a más de 23.400, la mayoría mujeres y niños.

Gaza es para HRW un mensaje preocupante de que cunda el ejemplo en otros conflictos del mundo. «Es un riesgo real, una luz verde para otros Estados o actores de que sin rendición de cuentas proliferen las violaciones de derechos humanos, el asesinato de menores, activistas o periodistas, los ataques a hospitales y escuelas», teme la directora ejecutiva de la organización, con sede en Nueva York.

Lama Fakih, directora de la división de Medio Oriente y Norte de África de HRW, habló de las «tendencias alarmantes» que se registraron en la región el año pasado, con especial atención al conflicto en Gaza, «la impunidad y la falta de respeto a la protección de los civiles». «Estamos sangrando», lamentó. Los principios de los Derechos Universales, dijo, «son la base para construir sociedades justas. La paz no es posible sin justicia».

La «guía moral de nuestras sociedades»

Los Derechos Humanos, asegura el equipo de HRW en la presentación del informe, no son accesorios», sino que son «las guías de nuestras sociedades, que definen nuestra humanidad moral». Además de los «dobles raseros», la diplomacia transaccional es otra «tendencia muy preocupante» que ha destacado en 2023.

«Sólo tenemos que fijarnos en los retos en materia de derechos humanos de 2023 para saber qué debemos hacer de forma diferente en 2024. Fue un año formidable no sólo por la represión de los derechos humanos y las atrocidades cometidas en tiempos de guerra, sino también por la indignación selectiva de los gobiernos y la diplomacia transaccional que tuvo un profundo coste para los derechos de quienes no participaban en el trato. Sin embargo, en medio de la oscuridad, vimos signos de esperanza que mostraban la posibilidad de un camino diferente», constata el documento.

Ese «buen ejemplo» de luz ante la oscuridad ha sido Ucrania, donde la ONG ha elogiado los esfuerzos de la comunidad internacional y sus instituciones globales para entrar en acción para defender el Derecho Internacional Humanitario y las Convenciones de Ginebra ante los ataques de Rusia. Aunque destaca que le gustaría ver la misma preocupación por estos estándares en lugares olvidados como Sudán, Birmania o Afganistán.