• Oriente Próximo Arabia Saudí ejecuta a un estadounidense condenado por mutilar y estrangular a su padre

Una investigación de Human Rights Watch revela que los guardias saudíes han asesinado a cientos de migrantes y solicitantes de asilo, en su mayoría de origen etíope, cuando intentaban cruzar la frontera entre Yemen y Arabia Saudí. Los asesinatos se han cometido con disparos y explosivos, según ha podido averiguar la organización a través del análisis forense de centenares de vídeos de los propios migrantes y los testimonios de supervivientes. Organizaciones humanitarias ya habían denunciado anteriormente asesinatos de migrantes en la frontera entre Yemen y Arabia Saudí, pero la investigación actual refleja un alarmante aumento de este tipo de prácticas. Las autoridades saudíes han negado los hechos. La investigación se centra en los abusos cometidos entre marzo de 2022 y junio de 2023, aunque esta práctica podría ser anterior, según señala la organización.

HRW pide a Naciones Unidas que investigue estas muertes que podrían constituir un crimen de lesa humanidad. «Gastar miles de millones comprando golf profesional, clubes de fútbol y grandes eventos de entretenimiento para mejorar la imagen de Arabia Saudí no debería desviar la atención de estos crímenes horrendos», señaló Nadia Hardman, investigadora de derechos de refugiados y migrantes de HRW.

Decenas de testimonios descubren que fueron atacados con proyectiles de mortero y otras armas explosivas por parte de los guardias fronterizos saudíes. «Hay algunas personas que no puedes identificar porque sus cuerpos están tirados por todos lados. Algunas personas estaban partidas por la mitad», describe un testimonio. Las imágenes tomadas por los migrantes y verificadas por HRW muestran a migrantes muertos o heridos en el sendero fronterizo.

Abusos

El análisis geoespacial también revela un aumento del movimiento de tierras, que se cree que podrían ser cuerpos enterrados, cerca de los campamentos de migrantes y de la infraestructura de seguridad fronteriza. En algunos casos los guardias fronterizos saudíes preguntaron a los migrantes a qué miembro disparar y luego les dispararon a quemarropa. En otros forzaron a los hombres a violar a niñas y mujeres a punta de pistola, según aseguran varios testimonios. También dispararon armas explosivas contra los migrantes que intentaban huir de regreso a Yemen. Los supervivientes relataron que en ocasiones fueron retenidos en centros de detención durante meses, donde fueron golpeados hasta que pagaron una supuesta tasa para poder salir de los centros.

«Los guardias fronterizos saudíes sabían o deberían haber sabido que estaban disparando contra civiles desarmados», señaló Hardman. HRW pide a las autoridades saudíes que «revoquen de inmediato y con urgencia» cualquier política de uso de fuerza letal contra migrantes y solicitantes de asilo, incluido atacarlos con «armas explosivas y disparos a quemarropa». La organización humanitaria también pide que investiguen y lleven a juicio a todos los miembros de seguridad saudíes responsables de abusos, tortura y homicidios de migrantes.

Por otro lado, también piden una investigación independiente respaldada por Naciones Unidas, para evaluar el alcance de los abusos y averiguar si constituyen crímenes de lesa humanidad. «Si no hay justicia por lo que parecen ser delitos graves contra los migrantes y solicitantes de asilo etíopes, solo se generarán más asesinatos y abusos», añade Hardman. HRW denunció en el año 2020 abusos de centenares de migrantes de Etiopía y otros países en centros de deportación saudíes.

Cerca de 750.000 etíopes viven y trabajan en Arabia Saudí y la mayoría sobrevive con trabajos sin contrato y se encuentran de forma irregular en el país. La mayoría han salido de Etiopía por razones económicas, pero también muchos huyen del reciente conflicto armado que se desarrolla en el norte del país.

You missed