• guerra de Ucrania Ministros de Exteriores de la UE: «El monstruo que creó Putin lo está devorando»

Hungría y Polonia se han enfrentado con Bruselas y sus socios durante años. Una y otra vez, por las leyes y el trato de los jueces, por el incumplimiento de las sentencias del Tribunal de Justicia, por su política exterior y las sanciones impuestas a Rusia (en el caso húngaro), y especialmente en todo lo relativo a la Imperio de la ley. La situación está congelada y afecta el flujo de trabajo regular de la federación. Pero ahora amenaza con escalar un paso más. El Consejo Legislativo Europeo finaliza con las elecciones de junio de 2024, en menos de un año, y hay un sinfín de expedientes importantes que deben avanzar y requieren la unanimidad. En circunstancias normales sería difícil, pero tras los recientes enfrentamientos, sobre todo en el tema de la inmigración, los miembros más sensibles del sindicato amenazan, sin disimular tanto, con apretar el botón nuclear del veto tanto como sea necesario. para lograr concesiones en los expedientes que más les afecten.

De ninguna manera es excepcional que un país bloquee un caso debido a la insatisfacción en otro país o de otra manera, pero no es la norma y no es muy respetado. En la UE se entienden las sensibilidades, se buscan consensos, pero la única forma de trabajar es asumir las derrotas y no gritar demasiado las victorias. Pero Hungría ya no se esconde. Anunció esta semana que pospondría cualquier votación parlamentaria sobre la posible membresía de Suecia en la OTAN más allá del verano hasta septiembre como muy pronto, al igual que Turquía. No tiene las mismas exigencias que Erdogan, pero Suecia tiene hasta el próximo sábado los mandos de la Presidencia del Consejo de la Unión Europea, y es la que busca acuerdos, redacta textos, y los lleva a votación cuando piensa. es lo suficientemente maduro para la mayoría. Se hizo hace días con la inmigración, y se ha hecho en el pasado en cuestiones de estado de derecho, y no se perdona en algunas áreas.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, se han reunido en la tarde de este martes por videoconferencia para constituir el Consejo Europeo, que reúne el jueves y el viernes a los jefes de Estado y de Gobierno del 27 sesión. La cumbre integral en la que los mandatarios abordarán la situación en Ucrania y el intento de golpe de Estado en Rusia, el tema de la inmigración, las relaciones exteriores y las perspectivas económicas, y en la que se debatirá una nueva estrategia sobre China. A Michel se le vio con todos los que iban a subir a medir posiciones, pero solo estaban los que levantaban su nota de aviso de que venían las curvas: Urban y Walpole Mateusz Morawiecki.

“La propuesta de revisión del presupuesto de la UE es frívola e inapropiada para la discusión”, dijo Orban, en referencia a la propuesta de la Comisión Europea de hace unos días, que pedía a los estados miembros que aportaran un total de 66.000 millones de euros adicionales. Para poder completar los objetivos de la legislatura, especialmente la ayuda financiera a Ucrania, para ayudar a los países que reciben inmigración o para cubrir el impacto en las cuentas de la sociedad de la inflación, y eso se empezará a tratar ahora. «Bruselas aportará un total de 50.000 millones de euros en ayudas a Ucrania, Mientras que el uso de los fondos de la UE enviados al país desde el estallido de la guerra sigue sin estar claro. Bruselas exige contribuciones adicionales de los estados miembros para cubrir el déficit presupuestario causado por el aumento de la tasa de interés mientras continúa reteniendo los fondos adeudados a Hungría y Polonia. En lugar de detener la inmigración ilegal, Bruselas tiene la intención de gastar miles de millones para apoyar el flujo de inmigrantes ilegales hacia Europa y aumentar la burocracia de la UE.

Nunca aceptaremos un sistema obligatorio.Por su parte, el primer ministro polaco se refirió al sistema de distribución de refugiados que fue aprobado hace apenas una semana por mayoría cualificada por 27 ministros del Interior, con la oposición de Varsovia y Budapest. Agregó que “no estamos de acuerdo con ninguna cuota, con ninguna cuota, con ninguna asignación de migrantes, y dejamos muy claro que Europa debe tener mecanismos para protegerse de la migración externa”, y subrayó que respecto de ellos hay ningún acuerdo a nivel europeo, porque cuestiones tan sensibles sólo deben resolverse por unanimidad, sin mayoría ni voto.

La estrategia no está oculta. El mensaje de Orban es muy claro y es el mismo movimiento que él y Morawiecki ya usaron cuando lanzaron el Fondo de Recuperación de Próxima Generación. Ambos países no pudieron bloquear la puesta en marcha del llamado mecanismo del estado de derecho, que abrió las puertas por primera vez a congelar fondos estructurales o de cohesión para países que incumplan la normativa comunitaria. Pero pueden bloquear una parte muy específica pero esencial de la aprobación de fondos, porque eso requiere consenso. Y así lo hicieron durante meses hasta que lograron que la Comisión Europea y el resto de países aceptaran un acuerdo: no aplicar este mecanismo durante más de un año, mientras el Tribunal de Justicia de la Unión no se pronunciaba, y cuando era menos dañino de manera electoral.

Ahora es lo mismo. Orban dice que no estará de acuerdo con una revisión del marco financiero plurianual de la Unión, esos fondos adicionales, mientras que sus demandas, que incluyen el tema de la inmigración, y los fondos que los dos países han congelado debido a sus políticas contra los tratados, en su caso, por las garantías adicionales de Kiev, no se han escuchado, dado que las relaciones con Ucrania son malas, Orban es el más cercano en Europa a Putin y es él quien pone palos en las ruedas en todo lo relacionado con sanciones contra Moscú o ayudando a Volodymyr. Zelensky.

Los líderes no resolverán el caso, pero será uno de los elefantes en la habitación, junto con lo que sucedió en Rusia durante el fin de semana. Esto no está específicamente en la agenda, pero obviamente Polonia y Hungría sacarán el tema, para dejar claro que todo está relacionado y para advertir que si quieren que les den luz verde, que no haya barreras después, tendrán que hacer concesiones. La lucha está y seguirá durante mucho tiempo y en buena parte durante la presidencia española que comienza el sábado.

You missed