La India afirmó este miércoles haber formado un comité de investigación después de que Estados Unidos expresase su preocupación por un presunto plan para asesinar a uno de sus ciudadanos de origen indio, un conocido líder separatista de la religión sij.

«El 18 de noviembre de 2023, el Gobierno de la India constituyó un comité de investigación de alto nivel para investigar todos los aspectos relevantes», dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores del país asiático en un comunicado.

El diario Financial Times reveló el pasado 22 de noviembre que Gurpatwant Singh Pannun, con ciudadanía de EE.UU. y Canadá, y calificado de terrorista por la India, fue objeto de un plan de asesinato que fue desmantelado por los servicios de inteligencia estadounidenses.

Ese mismo día, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Adrienne Watson, reveló que Washington «está tratando la cuestión con la mayor seriedad» y espera que los responsables rindan cuentas, unas declaraciones que llegan después de que Canadá acusase a la India de estar implicada en el asesinato de otro líder separatista en su territorio.

El Gobierno estadounidense trasladó la cuestión a las autoridades indias, dijo Watson en un comunicado, y éstas a su vez afirmaron que «las actividades de esta naturaleza no forman parte de su política» y prometieron investigar lo sucedido.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de la India dijo hoy que el supuesto plan para asesinar al líder separatista fue revelado por EE.UU. durante el encuentro de los ministros de Defensa y Exteriores de ambos países en Nueva Delhi el pasado 10 de noviembre.

Las autoridades indias, sin embargo, rebajaron las preocupaciones de Washington a «informaciones sobre el nexo entre criminales organizados, traficantes de armas, terroristas y otros». «La India se toma este tipo de informaciones muy seriamente, ya que también afectan a nuestros intereses de seguridad nacional«, indicó Exteriores.

Pannun es el fundador de Sijs para la Justicia, una organización con base en Estados Unidos acusada por la India de promover actos terroristas y radicalizar a la juventud en favor del movimiento separatista khalistaní, que busca la creación de una patria independiente para los sijs en el Punjab indio.

El dirigente en la vecina Canadá de esta organización era Hardeep Singh Nijjar, un dirigente separatista de origen indio y ciudadanía canadiense asesinado el pasado junio.

En septiembre, Trudeau implicó a Nueva Delhi en el asesinato y solicitó a las autoridades indias que colaborasen en la investigación del crimen. La India reaccionó con la suspensión de visados y la retirada de la inmunidad a 41 de los 62 diplomáticos canadienses en el país asiático.