• En Directo Guerra Israel y Hamas en Gaza
  • Preguntas y Respuestas Éxodo palestino en Gaza a contrarreloj: claves de la orden de evacuación israelí

Mientras Israel se acerca cada vez más a lanzar una ofensiva terrestre en la Franja de Gaza e insta a desplazarse hacia el sur a sus ciudadanos, continúa sus masivos ataques aéreos contra el grupo islamista Hamas y sus soldados realizan varias incursiones limitadas en territorio gazatí. El objetivo es localizar a los más de 100 rehenes que fueron secuestrados en el letal ataque yihadista del pasado 7 de octubre.

«Hemos buscado y recogido algunas muestras que quizá pueden contribuir en el esfuerzo para localizar a las personas desaparecidas», anunció el portavoz militar, Daniel Hagari, sobre la acción cerca de la frontera en la que sus efectivos de Infantería «mataron a varios terroristas en el área y abortaron células de Hamas, incluida una que había disparado misiles antitanque contra Israel».

Hace solo una semana, los israelíes se peleaban entre sí en torno al plan de reforma judicial en la mayor crisis interna, Cisjordania se calentaba a fuego lento, la normalización de relaciones entre Arabia Saudí e Israel parecía esperar a la vuelta de la esquina y el liderazgo de Hamas completaba negociaciones con Qatar y Egipto sobre el aumento de la ayuda económica que prometía calma con Israel. Pero el masivo ataque de las Brigadas Izzedin Al Qassam contra poblaciones, varias bases fronterizas y un multitudinario festival de música que causó 1.400 muertos en Israel dinamitó el tablero local, regional e internacional. La ofensiva israelí es la más dura en la Franja de Gaza en las últimas décadas, con más de 1.800 muertos, el secuestro sin precedentes de israelíes en Gaza, la tensión récord entre Israel y el grupo libanés Hizbulá desde el enfrentamiento bélico en 2006 que en cualquier momento puede explotar, manifestaciones de protestas en países árabes y la «vuelta» de EEUU a la región para escenificar el apoyo a su aliado israelí frente al eje iraní.

Bajo la lluvia de proyectiles de las milicias contra Israel, llegando por primera vez a la zona de Haifa y mientras no cesan los masivos bombardeos que siembra el pánico entre los palestinos, el norte de Gaza se ha transformado en un escenario clave de la guerra. Allí Israel se dirigió con octavillas y mensajes a los habitantes para que abandonen sus casas y se dirijan al sur «en las próximas 24 horas».

La petición, definida por la ONU como «imposible» y nueva fuente del agravamiento de la crisis humanitaria en Gaza, es interpretada como un paso para «facilitar» la incursión terrestre que se iniciaría en esa zona. Dado que el Gobierno israelí elevase la meta de «dañar las capacidades militares de Hamas a «acabar» con su régimen, la ofensiva terrestre parece inevitable. En la noche del viernes, decenas de miles de soldados se preparaban para una operación que supondrá la tercera fase de la guerra tras el ataque-sorpresa de Hamas en Israel y la represalia masiva aérea.

«Hemos pedido por todos los medios a los habitantes en el norte de Gaza que abandonen sus casas para su seguridad y protección pero Hamas, que es peor que Daesh le dice no hacerlo y les pone en peligro para que sean su escudo humano de sus ataques», protestó Hagari sobre un paso que busca preparar un escenario en el que los combates entre los soldados y milicianos tengan lugar en zonas sin civiles palestinos.

La principal zona norteña afectada sería la ciudad de Gaza que cuenta con 400.000 habitantes y que según Israel es origen de gran parte de los proyectiles. El 40% de los proyectiles contra Israel apuntan a Ascalón aunque ayer también llegaron a Tel Aviv.

«La ocupación intenta difundir y hacer circular propaganda falsa a través de diversos medios, con el objetivo de crear confusión entre los ciudadanos y socavar la estabilidad de nuestro frente interno», avisó Hamas pidiendo a los habitantes «mantenerse firmes ante la agresión» y no abandonar sus hogares.

La ONU y diversas agencias de ayuda locales e internacionales avisaban de las consecuencias «devastadoras» de la evacuación de más de un millón de personas en la crisis que atraviesa Gaza bajo el bloqueo del suministro de electricidad y bajo un constante bombardeo. «Piden evacuaer sus casas a un lugar seguro pero no hay lugar seguro en Gaza», afirma un palestino citado por Al Yazira, el canal de Catar, próximo a Hamas.

El Ejército israelí negó rotundamente la acusación de la Human Right Watch según la cual empleó el prohibido fósforo blanco en dos ataques realizados esta semana en Gaza y Líbano.

Aunque EEUU siempre ha apoyado a Israel en las escaladas contra las milicias en Gaza (hasta que en cierta fase le pidió que busque una tregua), en esta ocasión se trata de un apoyo sin precedentes. Como lo fue el ataque de Hamas y la represalia de Israel. Tras la visita el jueves del secretario de Estado, Antony Blinken, que ayer estuvo en Jordania donde se reunió con el monarca hachemita Abdala II y el presidente palestino, Abu Mazen, este viernes fue el turno del secretario de Defensa Lloyd Austin. «No es momento de neutralidad, ni de falsas comparaciones ni dar pretextos al terrorismo», aseguró prometiendo un paraguas militar a Israel contra Hamas,al que que también comparó con Daesh, en una guerra que se presenta larga y dura.