• Análisis EEUU, entre la estrategia de disuasión en el Líbano y guerra abierta en el Mar Rojo
  • Oriente Próximo El ejército estadounidense ataca de nuevo a los rebeldes hutíes en Yemen

Israel continúa bombardeando Gaza, sumida en una grave situación humanitaria e incomunicada del mundo, sin teléfono ni internet, en el día 99 de la guerra.

El temor a que el conflicto se extienda por la región volvió a dispararse después de que Estados Unidos y Reino Unido bombardearan posiciones de los rebeldes hutíes de Yemen, aliados del movimiento islamista palestino Hamas, en respuesta a sus ataques a embarcaciones en el Mar Rojo.

Para saber más

El sábado se informó de un nuevo ataque aéreo estadounidense en Yemen, con miras, según Washington, a «restaurar la estabilidad en el mar Rojo», por donde transita el 12% del comercio mundial.

En Gaza, testigos denunciaron bombardeos israelíes a primera hora del sábado. La víspera, la red de telefonía y de internet volvió a quedar fuera de servicio. Israel bombardea desde hace más de tres meses el enclave palestino en su guerra contra Hamas, que gobierna ese territorio palestino.

La Media Luna Roja Palestina señaló que la interrupción de las telecomunicaciones estaba dificultando sus esfuerzos por ayudar a los heridos.

Los incesantes bombardeos israelíes de Gaza han causado la muerte de al menos 23.708 personas, en su mayoría mujeres y menores, según las últimas cifras del ministerio de Salud de Hamas.

El conflicto se desencadenó el 7 de octubre, con la incursión en Israel de milicianos de Hamas que mataron a unas 1.140 personas, según un balance establecido por la AFP en base a datos israelíes.

Los milicianos también secuestraron a unas 250 personas, un centenar de las cuales fueron canjeadas por presos palestinos durante una tregua humanitaria de una semana a finales de noviembre.

La ONU lamentó las dificultades cada vez más importantes en las operaciones de ayuda en el norte de la Franja y acusó al ejército israelí de limitar el suministro de carburante, usado sobre todo en los hospitales.

En el centro de Gaza, la falta de combustible obligó a apagar el generador principal del Hospital de los Mártires de Al Aqsa, en Deir el Balah, informó el ministerio de Salud. «¿No le importamos a nadie? ¿Por qué está todo el mundo callado?», preguntó un gazatí que lloraba a un familiar fallecido en un hospital.

En Cisjordania ocupada, las israelíes mataron a tres combatientes que se «infiltraron» en un asentamiento judío, según el ejército.

Los soldados registraron la zona y «tres atacantes fueron identificados y neutralizados por las fuerzas de seguridad». La agencia palestina Wafa señaló que uno de los fallecidos tenía 19 años y los otros dos, 16.

Desde que estalló la guerra en Gaza, la violencia en Cisjordania, un territorio ocupado por Israel desde 1967, se ha disparado, con al menos 337 personas muertas a manos de tropas o colonos israelíes, según el ministerio de Salud en Ramala.