Actualizado

Hoy lunes comenzó oficialmente la rápida campaña electoral (de dos semanas) para las elecciones legislativas en Francia, con mucha incertidumbre sobre el resultado que puede llevar al poder al partido de la líder de extrema derecha Marine Le Pen. La decisión del presidente Emmanuel Macron de convocar elecciones anticipadas, tras el fracaso electoral del pasado domingo en las elecciones europeas, ha provocado un terremoto político: la derecha está dividida, la izquierda unida en un intento de impedir que Le Pen llegue al poder.

El gobierno no tiene mayoría en la Asamblea, por lo que esto podría suceder si la extrema derecha obtiene una mayoría relativa. Macron tendrá que elegir un nuevo director general teniendo en cuenta la nueva composición de la cámara.

Durante las próximas dos semanas, los distintos bloques intentarán convencer a los electores que todavía están sorprendidos por la necesidad de acudir a las urnas.

Estos días intenta explicar su decisión, que generó polémica y críticas de un gran sector de la izquierda, e incluso dentro de su propio bloque, ya que muchos creen que le dio la llave del gobierno a Le Pen. Esto provocó incluso una movilización de los ex presidentes: el socialista François Hollande (en cuyo equipo estaba el propio Macron) decidió presentar su candidatura al cargo de diputado “dada la gravedad de la situación”.

Al otro lado del arco político, el ex presidente Nicolas Sarkozy afirmó ayer, en una entrevista con el diario LJDD, que esta decisión «representa un gran peligro» para el país.

La semana pasada, Macron pidió a los partidos moderados que se unieran para detener el extremismo en el país. Se refería a Le Pen, pero también a la extrema izquierda del partido Francia Intrépida, liderado por Jean-Luc Mélenchon. Este partido se unió a socialistas, activistas medioambientales y comunistas para presentar nominaciones conjuntas en lo que llamaron el Nuevo Frente Popular.

La izquierda ya había creado una alianza tras las elecciones legislativas de 2022, bajo el acrónimo Nobis, pero se disolvió por desacuerdos entre los distintos partidos.

El plazo para presentar candidaturas finalizó el domingo y algunos miembros de La Francia Insomesa, que quedaron excluidos, denunciaron la purga. Luego está el diputado Adrian Quatnaines, condenado por abuso conyugal, que ha decidido no presentarse como candidato al partido. «Esta decisión puede sorprender a muchos», dijo el domingo.

En la derecha tradicional, esta crisis provocó una división dentro del Partido Republicano, y su presidente, Eric Ciotti, solicitó unirse a Le Pen. Su partido lo expulsó de su cargo, pero el tribunal anuló la decisión. Ayer se supo que está siendo investigado por desvío de fondos públicos.

Incluso conmovió al mundo del fútbol: el domingo, Kylian Mbappé pidió a los jóvenes que votaran para «detener el extremismo». «Estamos en un momento crítico en la historia de nuestro país». Se pone del lado de Macron en el mensaje y habla de extremismo y no sólo de extrema derecha. Para el presidente, “La Francia Insumisa” representa un peligro para el país similar al de Le Pen. Además, decenas de deportistas publicaron un foro en la prensa exigiendo una votación para frenar a la extrema derecha.

Los bloques ya han presentado algunas ideas para sus programas políticos, la mayoría de los cuales dependen de la economía y apuntan a mejorar el poder adquisitivo de los franceses, que es la principal preocupación, además del caos de seguridad. Bardella dijo que cancelaría la reforma de las pensiones de Macron, que eleva la edad de jubilación. Fue aprobado hace más de un año tras meses de manifestaciones y oposición de medio país.

El domingo pasado, Jordan Bardella, candidato del Agrupación Nacional para las elecciones europeas, obtuvo el 32% de apoyo, el doble que la candidata del partido de Macron, Valérie Heyer. Macron justificó su decisión de disolver la asamblea diciendo que no podía permanecer sordo a la decisión de las urnas. Las elecciones están previstas para el 30 de junio y el 7 de julio, semanas antes del inicio de los Juegos Olímpicos de París.