• respectivamente. derecho Guerra Ucrania-Rusia, última hora

Vladislav Viktorovich, de 73 años, ha estado viviendo con miedo a los bombardeos durante meses, pero no fue hasta el jueves que comenzó a considerar dejar su casa cerca de la línea del frente en el este de Ucrania.

Justo antes del amanecer, un misil ruso impactó en un edificio cercano a la casa donde vive con su esposa e hijo. A 50 metros, el edificio quedó reducido a escombros y vidrios rotos.

“Después de lo que pasó, empezamos a pensar seriamente en si deberíamos irnos”.Viktorovic confesó a la AFP mientras sus vecinos intentan ir a recoger lo que pueden de entre los escombros. «Mi esposa dijo: ‘Es hora de prepararse'».

Pero alrededor del mediodía, cambió de opinión y consideró quedarse, abrumado por la perspectiva de tener que encontrar un nuevo hogar para su afligida esposa.

Chasev Yar, al igual que otras ciudades en la región de Donetsk devastada por la guerra, ha visto una pérdida significativa de su población.

Y, según la ONU, el resto son principalmente «personas mayores y personas con movilidad reducida». Dan muchas razones, desde Solo falta de confianza en la necesidad de cuidar a familiares enfermos o la falta de una mejor opción.

Pero la intensidad de los combates y la dureza cada vez mayor de las condiciones invernales, con temperaturas bajo cero previstas para este fin de semana, empieza a pasarles factura.

“Ahora vivimos con mucha presión y nos enferma”, revela Viktorovic, subraya que “cada uno tiene sus límites” y añade: “Esto no lo pueden entender los que viven en condiciones normales”.

«la juventud se ha ido»

Al otro lado de la calle, Yulia Toskova, de 88 años, hace cola para recibir unas láminas de plástico proporcionadas por el municipio, un arreglo temporal para las ventanas rotas.

Cuando llega a casa, apoyándose en sus muletas, comienza a llorar después de que le preguntan si necesita ayuda para colocar las láminas de plástico. “No tenemos hombres, solo abuelas”, llora la anciana que vive sola. «Todos los jóvenes se han ido, y solo quedan los adultos», continúa. “No hay quien arregle el polietileno, todas las ventanas están rotas, no hay quien ayude”, Confirma.

Olena, de 64 años, dijo a la AFP que no tuvo más remedio que quedarse para cuidar a su madre y sus perros. “Mi mamá tiene 85 años, está enferma, anda por el jardín de noche y tenemos miedo de que la fusilen”, dijo.

En la ciudad industrial de Kostyantynivka, a unos 20 kilómetros al oeste de los intensos combates en Bakhmut, Praskovia, de 89 años, dijo a la AFP que estaba decidida a mantenerse firme a pesar de las difíciles condiciones.

“Tenía 10 años durante la Segunda Guerra Mundial, y ahora hay otra guerra en mi edad avanzada”, dice. Él señala: «Cuando teníamos hambre y frío, lo soportamos todo. Estábamos vivos entonces y viviremos hoy».

Soledad

Aunque no están directamente amenazados por los combates, los mayores que quedan deben enfrentarse a un enemigo determinado: la soledad.

En Liman, la ciudad que los rusos capturaron en septiembre, Anatoly Jesenko, de sesenta años, entretuvo a una treintena de personas en el cobertizo de su sótano que llenó con colchones y sillas de madera.

Pero a medida que bajaban las temperaturas y disminuía la población de Lyman, cada vez menos visitantes llegaban al sótano calentado por una estufa de leña que él mismo construyó con ladrillos. Gisenko terminó solo con sus tres perros.

Recientemente, invitó a su amigo Sergey Tarasenko, de 58 años, que vivía solo en otro barrio de la ciudad, a mudarse a su casa. «Es divertido estar juntos» Este último lo confirma a la AFP. «Tal vez vengan otras personas si hace frío», agrega.

Le gustaría que una mujer viniera a cuidar la cocina y dejar que ellos hicieran las tareas de la casa como cortar leña. Actualmente, su menú se reduce a fideos, gachas y champiñones recolectados en el bosque sembrado de minas detrás de su casa.