• Israel Netanyahu moviliza a más de 300.000 reservistas: «Lo que experimentará Hamas será duro»
  • Guerra La UE auditará urgentemente toda la ayuda a Palestina, pero no congela los fondos
  • Oriente Próximo Israel advierte: «La guerra será larga; es nuestro 11-S»

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea han reafirmado su condena y su repudio al «acto bárbaro e inhumano» perpetrado durante el fin de semana por Hamas, han refrendado el derecho a defenderse de Israel y han marcado distancias con la organización que considera terrorista y que tiene el poder en la Franja de Gaza. Al mismo tiempo, han condenado también «todos los ataques a civiles», han pedido «respeto a la ley humanitaria» y que no haya «bloqueo de agua, comida o electricidad para la población civil en Gaza«. Igualmente, el alto representante para la Política Exterior, Josep Borrell, ha reclamado a Israel que permita «corredores humanitarios para facilitar la salida de quienes huyen de las bombas hacia Egipto», pues «los castigos colectivos son injustos y van contra los intereses de todos».

El alto representante convocó ayer de urgencia a los responsables de Exteriores para valorar lo ocurrido, escuchar la posición de cada uno de los 27 y «empezar a pensar en el día después», según ha explicado desde Omán, donde estaba ya previsto un encuentro con varios de los países del Golfo. Algunos de los ministros europeos estaban en persona, pero la mayoría se ha unido por videoconferencia.

Los europeos han tenido que hablar entre ellos porque ni el israelí Eli Cohen ni el palestino Riad Malki han aceptado la invitación cursada para que explicaran de primera mano lo que está ocurriendo. Y, según el resumen ofrecido por el alto representante, hay varios amplios o «abrumadores consensos». El primero, la denuncia de la barbarie cometida por los asesinos de Hamás contra civiles desarmados, familias y niños. El segundo, el derecho a defenderse de Israel. Y el tercero, «con sólo dos o tres» discrepancias, dijo Borrell, que la ayuda a Palestina debe mantenerse y no cortarse.

El lunes, el comisario de vecindad, el hombre de Viktor Orban en Bruselas, anunció la suspensión inmediata de toda la ayuda al desarrollo a Palestina mientras se hace una evaluación en profundidad de cada euro gastado, para asegurarse de que nada termina en manos de terroristas. Horas después, y cuando medio planeta había interpretado que se cortaba también la ayuda humanitaria en un momento crítico, la Comisión Europea tuvo que desmentir al comisario, asegurando que ni se tocarían las partidas humanitarias, ni habría «suspensión de pagos» mientras se audita. Y este martes fueron incluso más lejos, arrojando al húngaro Varhelyi a los caballos al decir en público que lo que dijo fue iniciativa propia, sin consultarlo con nadie, y menos con la presidenta Von der Leyen.

Borrell ha insistido mucho desde Omán en esa cuestión. Diplomáticos europeos por todo Oriente Próximo han avisado a Bruselas de que su posición estaría muy comprometida, e incluso su seguridad, si se hiciera un corte tan abrupto y de que no tendría sentido asegurar que ni un euro ha ido a Hamás para luego penalizar a dos millones de civiles de golpe, que necesitan ese dinero para sobrevivir.

«Hamás es una organización terrorista y se comportan como tal, pero la Autoridad Palestina es otra cosa. Son nuestros socios, trabajamos con ellos. No todos los palestinos son terroristas, así que el castigo colectivo será injusto, nada productivo, contra los intereses de todos y de la paz», dijo el dirigente español. «Una abrumadora mayoría, con dos o tres excepciones, cree que la cooperación con la Autoridad Palestina debe seguir, la financiación debe seguir y los pagos no deben ser interrumpidos (..) Si descubrimos que hemos financiado a Hamás, alguien tendrá que asumir responsabilidades políticas. No creo que haya ocurrido, pero comprobémoslo. Lo extraordinario de la situación hace que quizás sea necesario un examen más en profundidad, pero la mayoría insiste en que no puede ser excusa para congelar la cooperación. Este acto barbárico que ha dejado tantas víctimas, tantos muertos, ha provocado la reacción de las fuerzas de Defensa israelíes, que causarán sufrimiento humano. Las victimas aumentan en Gaza, la situación humanitaria es critica, así que tenemos que dar más apoyo, no menos», zanjó.