Actualizado

Cien años después de su muerte, Lenin, el padre de la Revolución bolchevique, sigue expuesto, embalsamado, en la plaza Roja. Pero su legado languidece en la sociedad rusa, sobre todo después de que el presidente Vladimir Putin le reprochara haber «inventado» Ucrania.

Este domingo, centenario de su fallecimiento, no hubo ningún evento específico, tan sólo se celebró una ceremonia del Partido Comunista en su mausoleo, situado cerca del Kremlin.

Atracción turística

Tras la muerte de Vladimir Ilich Uliánov el 21 de enero de 1924, a los 53 años, las autoridades soviéticas, por orden de Stalin, deciden embalsamar su cuerpo y construir un mausoleo.

El edificio de piedras rojas y negras fue finalizado en octubre de 1930. En 1953, los restos de Stalin fueron trasladados junto a los de Lenin, pero en 1961 se retiraron durante el proceso de desestalinización. En la época soviética, grandes multitudes se congregaban ante los restos de Lenin. Pero hoy en día sólo algunos nostálgicos siguen honrando al líder revolucionario.

Este domingo se reunieron unas decenas de personas, pese a temperaturas que rozan los 15 ° bajo cero. Lenin «representa un ideal», dijo a la AFP Valentina Alexandrovna, de 78 años. Para esta jubilada, «sólo» la doctrina de Lenin puede permitir a Rusia «salir de la situación actual». Durante el resto del año, el cuerpo embalsamado de Lenin es sobre todo una atracción turística.

Una vez cada 18 meses, se cierra el mausoleo para que los científicos puedan reparar el deterioro de sus restos momificados. Según la agencia de noticias estatal TASS, sólo queda un 23% del cuerpo de Lenin en el sarcófago de cristal blindado, mantenido a una temperatura de 16 °C.

Putin, Lenin y Ucrania

Tres días antes del inicio de la ofensiva contra Ucrania el 24 de febrero de 2022, Putin negó en un discurso la realidad de la nación ucraniana y acusó a Lenin de haber inventado Ucrania al fundar la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Según el mandatario ruso, el Estado ucraniano se encuentra en tierras rusas; y Lenin, al crear las repúblicas soviéticas con un poco de autonomía, permitió la emergencia de nacionalismos y la posterior implosión de la URSS.

«Por culpa de la política bolchevique surgió la Ucrania soviética. Estaría perfectamente justificado llamarla la Ucrania de Lenin. Es su inventor, su arquitecto», afirmó.

La figura de Lenin no ha sido, no obstante, totalmente suprimida. Su retrato sigue presente en el centro de muchas ciudades rusas, aunque la mayoría de sus estatuas fueron destruidas tras la caída de la URSS.

En Moscú, un monumento de Lenin de 22 metros de altura domina la plaza de Kaluga.

El Kremlin «necesita a Stalin»

Stalin es el dirigente soviético al que más se refiere Putin. Y no precisamente para denunciar la atroz represión de su régimen sino para elogiar al hombre de Estado y líder de guerra que venció a la Alemania de Hitler.

Desde el inicio de la operación en Ucrania, Putin sitúa su campaña en el legado de la Segunda Guerra Mundial y compara a las autoridades ucranianas con los nazis.

A ojos del Kremlin, Stalin sigue siendo un modelo victorioso y Lenin un perdedor.

«El poder actual necesita a Stalin porque es a la vez un héroe y un villano», dijo a la AFP Alexéi Levinson, sociólogo del instituto de sondeo independiente Levada.

«Ganó la guerra, así que se borran todas sus atrocidades», agrega.

«Lenin es el líder de la revolución mundial, que nunca se produjo. Lenin es el líder del proletariado mundial, que no existe. Lenin es el creador del Estado socialista, que ya no existe y nadie quiere que se vuelva a levantar», zanja el experto.