• Crisis política El gobierno y los sindicatos franceses buscan una salida a la crisis de las pensiones

Mientras Francia se prepara para su undécima huelga general contra la controvertida reforma de las pensiones, el presidente francés, Emmanuel Macron, inicia una visita a China el miércoles. Con el objetivo de fortalecer la relación con este país en un momento de gran tensión, para apoyar a Beijing a Rusia. Macron, que viaja con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se reunirá con el presidente Xi Jinping, al que intentarán disuadir de prestar ayuda militar a Rusia.

Y las fuentes de Elysee dicen: «China es el único país que puede tener un impacto inmediato en el conflicto de una forma u otra». El objetivo de esta visita de Estado extraordinaria es mantener un «diálogo permanente» con este país, que es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y «un actor clave en el panorama internacional desde el punto de vista demográfico, económico, científico y diplomático». .» .

La última vez que el presidente francés viajó a China fue en 2018 y 2019, antes del Covid. Reapertura después de la pandemia Brinda oportunidades para relanzar la dinámica de las relaciones franco-chinas en todos los aspectos.En un momento en que las crisis internacionales necesitan más que nunca devolver el horizonte a esta cooperación estratégica”, dice el Elíseo.

Macron pedirá a su homólogo que salga Para encontrar un camino «que conduzca al final de la guerra en el mediano plazo».. El presidente llega hoy y se reunirá con Xi Jinping el jueves y con el primer ministro chino. También estará von der Leyen, quien recientemente advirtió que la forma en que Pekín ayude a Moscú afectará las relaciones bilaterales.

Más allá de los asuntos diplomáticos, La visita tiene un importante componente económico, ya que incluirá varios encuentros con inversores chinos. De hecho, Macron viaja acompañado de más de medio centenar de empresarios o responsables de empresas nacionales, como Alstom, EDF o Airbus.

El frente chino de Macron no es menos candente que el frente interno: la primera ministra Elisabeth Bourne mantendrá una reunión crucial con los sindicatos franceses el miércoles para buscar una salida a la crisis provocada por la reforma de las pensiones. Esta es la primera vez que las dos partes reanudan el diálogo desde que se aprobó la ley en enero.

No hay muchas expectativas de que la fecha solucione algo, Porque los sindicatos ya han insistido en su demanda: que el Gobierno retire la reforma de las pensiones. El Elíseo reiteró que esa idea no está sobre la mesa. La ley, que busca elevar la edad de jubilación de los actuales 62 años a 64 años, desató una crisis social y política, sobre todo después de que Macron decidiera, sin mayoría en el parlamento, aprobarla por decreto, sin pasar votos. Parlamento. Las recientes manifestaciones convocadas por los sindicatos terminaron en graves disturbios entre la policía y los manifestantes.