• Oriente Próximo Navidad triste en Belén: sin peregrinos, sin árbol y con los hoteles, tiendas y restaurantes cerrados

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha pedido hoy el fin del «rio de sangre» y de los «inmensos sacrificios» del pueblo palestino en un mensaje de felicitación de Navidad, celebración que cobra especial relevancia en Belén, donde la tradición cristiana ubica el nacimiento de Jesús.

«El río de sangre, los inmensos sacrificios, las penurias y la heroica resiliencia de nuestro pueblo en su tierra son el camino hacia la libertad y la dignidad», afirma el presidente de la Autoridad Palestina, que gobierna zonas reducidas de Cisjordania ocupada.

Cada 24 de diciembre, Belén -centro de la comunidad cristiana palestina- celebra un tradicional desfile con bandas de música, previo a la llegada del Patriarca Latino de Jerusalén a pie para oficiar una misa en la Iglesia de Santa Catalina, la parte católica basílica de la Natividad.

Pero este año, el patriarca Pierbattista Pizzaballa -el enviado religioso del Vaticano a Tierra Santa- llegará a Belén en una procesión solemne, sin música ni actos festivos, de luto por el alto número de muertos palestinos en la guerra en la Franja de Gaza, que superan los 20.200 mientras prosigue la ofensiva israelí.

Cisjordania ocupada también ha vivido su año más mortífero desde 2002, el pico de violencia de la Segunda Intifada, con unos 510 muertos, más de la mitad desde el 7 de octubre, cuando comenzó la guerra en el enclave.

Abás ha expresado hoy, día de Nohebuena, su esperanza de que esta Navidad marque el cese de la guerra israelí contra el pueblo palestino en Gaza y el resto de territorios palestinos ocupados, deseando «prosperidad y estabilidad para el pueblo palestino y todas las naciones».

«El sol de la libertad y [nuestro] Estado independiente con Jerusalén como capital está inevitablemente surgiendo, casi a nuestro alcance», afirmó el presidente en su discurso de Navidad.

«El pueblo palestino está decidido a continuar su lucha para lograr sus derechos legítimos, el principal de los cuales es el derecho a un Estado independiente y plenamente soberano, donde puedan vivir con dignidad en su patria», ha añadido.

El presidente palestino también ha rendido homenaje a los miles de «mártires de Palestina», ha deseado una pronta recuperación para los heridos, libertad para los prisioneros y oró por la preservación del pueblo palestino en Gaza, Cisjordania, Jerusalén y la diáspora.