Actualizado
  • En Directo Ucrania en Guerra

La policía rusa ha detenido a más de 20 personas tras una concentración junto al Kremlin del grupo de esposas de reclutados. Esta entidad, llamada Camino a Casa, reclama el regreso de sus familiares del frente, donde muchos llevan más de un año. Periodistas y activistas de derechos humanos fueron detenidos al terminar el acto, cuando pasaban por delante de la Plaza Roja. A todos los detenidos les quitaron sus teléfonos.

El canal de libertades civiles OVD-Info informa de 27 detenidos. Al menos uno de ellos participaba en la concentración. Muchos de los arrestados son periodistas de medios como Sota, Kommersant, Otoroshno Novosti, France Press y la revista alemana Spiegel, así como activistas pro derechos Humanos.

La acción, programada para coincidir con el día 500 desde el anuncio de la movilización en Rusia, estaba fijada para las doce del mediodía, hora de Moscú. Las mujeres llegaron a los muros del Kremlin diez minutos después del cambio de guardia, allí dejaron flores frente a la Tumba del Soldado Desconocido y acto seguido dieron algunas entrevistas. Después cruzaron la Plaza de la Revolución pero sin intentar entrar en la Plaza Roja, que está a continuación. Allí se han producido los primeros arrestos de periodistas.

Maria Andreeva, líder de Camino a Casa, condenó la guerra y afirmó que «una operación militar especial es una gran tragedia que ocurrió entre dos pueblos hermanos». Después, tras cruzar la plaza, intentó impedir que se llevaran a varios detenidos parándose frente al furgón policial. Le dijo a la policía que dentro se encontraba un familiar de un reclutado para ir al frente: «No ha hecho nada malo, revisen los documentos y déjenlo ir». Pero a los pocos instantes los agentes la empujaron y el furgón se alejó. «Prácticamente todos los periodistas varones han sido detenidos», alertaba el canal Sota mientras eran conducidos a comisaría: su corresponsal se salvó por no llevar el chaleco identificativo.

PROVOCADORES Y AGENTES DE INCÓGNITO

Anteriormente, el canal NEXTA Live Telegram informó que se reclutaron provocadores entre grupos de estudiantes, que prometieron pagar 2.000 rublos (20 euros al cambio actual) por participar. Durante la protesta un hombre se encaró con las mujeres para decirles que Ucrania tenía toda la culpa de lo que estaba pasando. Varios agentes vestidos de paisano y con pasamontañas grababan a los periodistas mientras hacían su trabajo.

Camino a Casa organiza convocatorias similares todos los sábados (este evento es el noveno consecutivo). En una mañana bastante soleada, unas 200 personas asistieron en esta ocasión a una cita que se desarrolló con tranquilidad y sin gritar ninguna consigna. La víspera contó con el apoyo del político opositor Maxim Kats y del equipo de Alexei Navalni.

El movimiento Camino a Casa exige que el presidente ruso, Vladimir Putin, firme un decreto que ponga fin a la movilización, firmada en octubre de 2022 y que no ha sido cancelada. Un participante en la protesta contra la movilización fue detenido cerca del monumento al soldado desconocido, donde las mujeres de los movilizados habían dejado rosas cumpliendo meticulosamente los turnos y protocolos establecidos por la policía. Como el propio arrestado explicó a OVD-Info, cuando se le preguntó por qué lo detuvieron, la policía respondió: «Lo averiguará en comisaría».

En comisaría, los policías anunciaron que pronto serían liberados los periodistas, salvo los que trabajan para medios catalogados como agentes extranjeros. Poco después, en la céntrica calle de Pokrovka, la policía detuvo a siete periodistas que cubrían una manifestación contra la movilización.