• Europa El plan de Meloni para aumentar una natalidad en mínimos históricos: rebaja de impuestos a los nuevos padres
  • Gran Angular La política migratoria de la UE: menos rescates y externalizar el control
  • Retratos Contemporáneos Georgia Meloni, un fantasma recorre Europa

La caída de la natalidad causará un «colapso total» en Occidente, según opinó este jueves la primera ministra de Italia, la ultraderechista Giorgia Meloni, en su una intervención en la Cumbre Demográfica que se celebra en Budapest, y durante la que rechazó que la inmigración solucione esa tendencia.

«Los países desarrollados avanzan hacia un colapso total. Tenemos que ver las causas. La demografía es el desafío en mayúsculas», dijo Meloni ante los participantes en una conferencia ultraconservadora, que se celebra entre el jueves y el viernes y cuyo tema principal es la familia, y en el que participan líderes ultraconservadores y de extrema derecha.

Según Meloni, la imagen de la familia ha cambiado en las últimas décadas hasta el punto de que «se desvanece» y afirmó que «el futuro es muy preocupante». Italia es uno de los países europeos donde la tasa de natalidad es más baja, de apenas 1,24 hijos por mujer, por debajo del promedio europeo de 1,56.

En este sentido, Meloni puso como ejemplo las políticas familiares de Hungría, donde esa tasa ha pasado del 1,2 de 2010 al 1,6 actual. Además, la jefa del Gobierno italiano afirmó que «valores como la identidad nacional o la religión están bajo una amenaza».

«En nuestra lucha, debemos defender la familia, a Dios y todos aquellos elementos que constituyen nuestra civilización, y no debemos caer en la idea de que cualquiera que hable de éstos (elementos) es un retrógrado», afirmó. Meloni reiteró que rechaza la inmigración para luchar contra el declive demográfico.

«Los inmigrantes pueden poner su grano de arena, pero es más importante que los ciudadanos entiendan que ese no es nuestro futuro», exclamó. La italiana también pidió que la Unión Europea (UE) «tome medidas oportunas» en el terreno de la demografía y pidió también «una mayor coordinación en este ámbito».

Otro de los participantes, el psicólogo canadiense Jordan B. Peterson, considerado un icono de la extrema derecha, defendió ante los cientos de participantes que la familia ideal es monógama, centrada en los niños y que espera que, «con la ayuda de Dios», se mantenga durante largas décadas.

Peterson agregó que la familia está compuesta por un varón, una mujer y los hijos y subrayó que el individuo logra su madurez «al tener hijos, con esa responsabilidad». «Nuestra tarea a largo plazo es la relación monógama», enfatizó afirmando que «la alternativa es el infierno».