Actualizado

En el inicio de su prometida visita a Israel, el presidente de Argentina, Javier Milei, ha combinado dos de las facetas declaradas de su agenda (espiritual y diplomática) en un país que se encuentra inmerso en su guerra más larga desde 1948. Poco después de aterrizar y antes de ser recibido por el presidente israelí, Isaac Herzog, el dirigente argentino rezó y se emocionó ante las milenarias piedras del Muro de las Lamentaciones en Jerusalén. Tal y como ha confirmado este martes, tiene previsto trasladar la embajada a la parte occidental de esta ciudad.

Milei nunca ha ocultado su admiración hacia Israel, su cercanía al Judaísmo y su condena del ataque del grupo integrista Hamas hace 123 días que desató la masiva operación militar israelí en la Franja de Gaza. Todo ello lo ha condensado en pocos segundos en el aeropuerto Ben Gurión.

«Le quiero decir gracias por elegir como su primera visita el Estado de Israel, la Tierra Santa. Nos refuerza frente a los asesinos de Hamas tras lo que hicieron», le dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Israel Katz, a pie de escalerilla del avión de la compañía israelí El Al. Tras agradecerle que «reconoció Jerusalén como capital del Estado de Israel», admitió que esperan que declare de forma oficial el traslado de la embajada a Jerusalén. El comunicado de Exteriores sobre la bienvenida de Katz finaliza en español: «Viva La Libertad Carajo!«

«Para mí es un gran placer y un honor estar aquí. Estoy cumpliendo mi promesa de que mi primera visita sea Israel», respondió Milei, que reiteró su respaldo «a Israel contra los terroristas de Hamas. Mi apoyo al pueblo de Israel y defender la legítima defensa de Israel y obviamente que es mi plan mudar la embajada a Jerusalén Occidental». De esta forma, Argentina seguirá el paso adoptado por Estados Unidos, Guatemala, Kosovo, Honduras y Papúa Nueva Guinea.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que se reúne este miércoles con Milei, no tardó en agradecer sus palabras y unir las banderas de los dos países en la red X. En Israel esperan dos declaraciones del nuevo dirigente argentino: la que anuncie el traslado de la embajada y la que declare Hamas como grupo terrorista.

Quien tampoco tardó en reaccionar fue Hamas. Tras «condenar y deplorar enérgicamente» la intención del traslado de la embajada, los islamistas denuncian que se trata de «una violación de los derechos de nuestro pueblo palestino en su tierra y una violación de las normas del Derecho internacional que consideran a Jerusalén como tierra palestina ocupada». La parte oriental, ocupada por Israel en la guerra del 67 y anexionada en 1980 es exigida por el presidente palestino Abu Mazen como capital de su futuro Estado.

En su visita de tres días, Milei está acompañado por la secretaria general de la Presidencia, su hermana Karina, la ministra de Exteriores, Diana Mondino, y el embajador designado en Israel, el rabino Shimon Axel Wahnish.

Hasta hace unos meses, Milei era un desconocido para gran parte de los israelíes. Hoy no lo es debido a su elección como presidente de uno de los países más queridos en Israel, donde hay una importante comunidad de origen argentino, por su peculiar estilo, su famosa cercanía con la religión judía y sus mensajes a favor de Israel que no incluyen ningún pero. Milei es el primer jefe de Estado de Latinoamérica que visita este país desde el inicio de la guerra. En todo lo relacionado con el actual y masivo conflicto bélico y con el conflicto israelí-palestino en general, está en las antípodas por ejemplo de otros presidentes americanos como el chileno Gabriel Boric o el colombiano Gustavo Petro.

Más allá de visitar el Muro de las Lamentaciones, el Santo Sepulcro o el Museo del Holocausto, Milei tiene previsto recorrer este jueves el kibutz Nir Oz, uno de los más atacados por Hamas el pasado 7 de octubre. El hecho de que la lista de asesinados y rehenes a incluya israelíes con nacionalidad argentina hace que su identificación sea aún mayor si cabe. Durante esta visita, se volverá a reunir con familiares de parte de los 11 argentinos secuestrados. Los más famosos son los hermanos Kfir y Ariel Bibas que fueron secuestrados cuando tenían nueve meses y cuatro años respectivamente junto a sus padres Shiri y Yarden. Hamas asegura que los tres primeros murieron en un ataque israelí en la Franja de Gaza.

«Me alegra mucho que el presidente Milei esté visitando Israel, que afiance los lazos y que siga condenando al grupo terrorista Hamas. Por supuesto, las cosas más importantes son las que haga en Argentina, pero tener un presidente cercano al pueblo judío me hace feliz», admite el periodista argentino Hernán Feler, que se convirtió en la voz de su tía Ofelia Roitman (77 años) durante los 53 días en su solitario y duro cautiverio. El locutor de televisión y radio iniciaba cada retransmisión de los partidos de fútbol en Argentina recordando a su tía y al resto de secuestrados. La argentina fue puesta en libertad en el marco del acuerdo de tregua a finales de noviembre.

«No era solo mi tía, sino la tía de todos. Yo decidí hablar de los secuestrados y condenar lo que hizo el grupo terrorista sin entrar en política. Me dijeron que era la voz en Argentina de los secuestrados, pero mucha gente hizo cosas muy importantes, aunque sin la visibilidad que yo pudiese tener», cuenta Feler a EL MUNDO, indicando que hubo compresión en su país «excepto por ejemplo en Twitter (ahora llamada X), donde hay mucho odio y tras un mensaje sobre el 7 de octubre condenando a Hamas me dijeron de todo, desde «judío de mierda» a «Hitler se quedó corto»».

«El recuerdo que siempre tenía de mis tíos y primos que viven en Israel cerca de la Franja de Gaza es que piensan y defienden la paz», asegura el periodista deportivo, que junto a otros miembros de la comunidad judía de Buenos Aires, se reunió en diciembre con Milei con motivo de la visita del ministro de Exteriores israelí.

Antes de iniciar un viaje que le llevará también a Italia y al Vaticano, Milei respondió a Infobae sobre el motivo de su visita: «Cumplir con mi promesa de hacer mi primer viaje diplomático a Israel y manifestar mi apoyo a Israel contra los ataques del grupo terrorista Hamas, explicitar mi solidaridad con Israel y reivindicar su legítimo derecho a la defensa. Además de seguir profundizando nuestros lazos comerciales, sobre todo de tanto afecto».