• Economía Argentina reflota el acuerdo con el FMI tras el fracaso del programa pactado con el peronismo
  • Argentina Milei visita la Antártida y modera su visión negacionista del cambio climático
  • Argentina Milei promete resultados en 15 años tras los primeros frenos: «Tus hijos van a vivir maravillosamente bien»

El Papa Francisco fue invitado oficialmente este jueves a visitar Argentina, su país natal, que no pisa desde que hace 11 años fue elegido como máximo jefe de la Iglesia Católica. La invitación, extendida por carta por Javier Milei, es la última prueba de los giros de 180 grados que ha dado el presidente argentino desde que en noviembre de 2023 fuera elegido para el cargo.

«Valoro sus sabios consejos, y sus deseos de coraje y sabiduría para mi persona, tan necesarios para encarar el desafío de dirigir los destinos de nuestra Patria y de nuestros conciudadanos», dice un pasaje de la carta de dos páginas, en la que Milei invita a Francisco a una visita que contribuiría a «la tan deseada unidad» de todos los argentinos.

«Le invito a visitar nuestra amada Patria, conforme a las fechas y los lugares que nos sean indicados, teniendo presente el deseo generalizado de nuestras ciudades, provincias y pueblos de contar con su presencia y transmitirle su filial afecto», añade la carta.

INVITACIÓN IMPENSABLE HACE MESES

El ultraliberal llegó al poder subido a gritos, insultos, estética y propuestas rompedoras, pero en menos de 48 horas como presidente electo de Argentina, demostró una insospechada querencia por el pragmatismo. Fue evidente el 21 de noviembre en su conversación telefónica con Francisco.

«Sabiduría y coraje», le deseó Francisco a Milei, en una conversación de ocho minutos de duración, tras felicitarlo por su victoria sobre el peronista Sergio Massa en la segunda vuelta electoral del 19 de noviembre. «Coraje no me falta y la sabiduría la estoy trabajando», respondió Milei en un diálogo que fuentes cercanas al libertario definieron como «ameno».

Diana Mondino, hoy ministra de Relaciones Exteriores de Milei, gestionó el contacto con el Papa, que llamó al presidente electo durante una entrevista televisiva que se estaba realizando en el hotel en el que se aloja el ganador de las elecciones del domingo. Mondino interrumpió la entrevista para que Milei atendiera la llamada que llegaba desde el Vaticano.

Ya entonces, Milei hizo una invitación verbal al papa a visitar el país. La invitación fue recibida con agrado por Francisco, de 87 años, que no volvió a pisar Argentina desde que el 13 de marzo de 2013 fue elegido como el primer Papa latinoamericano de la historia. Su relación con Cristina Fernández de Kirchner mientras coincidió con ella como presidenta fue fluida, en tanto que a Mauricio Macri le dispensó una frialdad extrema.

El acercamiento entre Milei y el Papa es todo un giro político. El inminente presidente argentino definió al Papa tiempo atrás, cuando no soñaba con alcanzar la Casa Rosada, como «el maligno», y ya durante la campaña electoral lo acusó de apoyar dictaduras: «El Papa juega políticamente, tiene fuerte injerencia política, ha demostrado gran afinidad con dictadores como Castro y Maduro, está del lado de dictaduras sangrientas».

El Papa reaccionó criticando elípticamente a Milei, al que definió como un peligroso «flautista de Hamelin» que engaña a la gente. Entretanto, el gurú ideológico de Milei, Alberto Benegas Lynch (hijo), pidió en el cierre de la campaña de la primera vuelta romper relaciones con el Vaticano.

Todo eso es pasado, Milei quiere que el Papa visite Argentina y termine este año con la distancia con el país que lo vio nacer.