• Crisis Milei promete resultados en 15 años tras los primeros frenos: «Tus hijos van a vivir maravillosamente bien»
  • América La Justicia frena la reforma laboral por decreto, primer revés serio de Milei en la presidencia

En un nuevo giro a los muchos que ya dio respecto de sus posturas antes de ser presidente, Javier Milei visitó este sábado dos bases militares argentina en la Antártida y se comprometió a «la preservación del medio ambiente» para aportar al bien común de las futuras generaciones en todo el mundo.

«El ejercicio de la ciencia, la cooperación y la preservación del medio ambiente antártico son ejes prioritarios de nuestra política exterior antártica. La Argentina está renovando su compromiso con la comunidad internacional, haciendo su aporte para nuestro bien común y el de las futuras generaciones», dijo Milei durante sus visitas a las bases Marambio y Esperanza en el vasto territorio antártico que Argentina presenta como propio en sus mapas oficiales.

«La Argentina comenzará un nuevo capítulo en su larga y distinguida trayectoria en materia de ciencia antártica. Mediante acuerdos de cooperación internacional buscamos potenciar nuestras capacidades para poder brindar información científica de calidad para la toma de decisiones en el marco del Tratado Antártico», añadió Milei, que hizo el sorpresivo viaje invitado por el argentino Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Milei estuvo acompañado por la canciller, Diana Mondino, el ministro de Defensa, Luis Petri, el del interior, Guillermo Francos, y la secretaria general de la Presidencia, Karina Milei. El presidente y su comitiva pasaron la noche del viernes en Río Gallegos, en el extremo sur de la Patagonia, antes de emprender este sábado un vuelo de tres horas y media a la Antártida, donde el país cuenta con 13 bases de investigación científica.

Minutos antes de emprender el vuelo, Mondino se tomó una foto junto al avión Hércules, en cuya nariz delantera destaca una imagen de las Islas Malvinas, cuya soberanía reclama Argentina al Reino Unido.

Polémica postura sobre el calentamiento global

En los años en los que se hizo popular en explosivas apariciones en programas de televisión y en redes sociales, Milei nunca mostró afinidad con el tema del cambio climático, que incluso llegó a relativizar desde sus conocidas posturas ultraliberales. «Todas esas políticas que culpan al ser humano del cambio climático son falsas», dijo Milei en octubre de 2023, en ocasión del segundo debate presidencial.

Pero Grossi, que ha pasado las Fiestas de fin de año en Buenos Aires, convenció al jefe de Estado argentino de viajar a la Antártida, algo que el anterior presidente, Alberto Fernández, ya había hecho en febrero de 2023, la primera visita de un mandatario argentino en un cuarto de siglo.

Grossi, que cumple su segundo período como director general del OIEA, está señalado como uno de los potenciales sucesores del portugués António Guterres en la secretaría general de las Naciones Unidas (ONU). Guterres visitó recientemente la Antártida en compañía del presidente chileno, Gabriel Boric.

El convenio Nutec Plastics en Antártida es de un acuerdo de cooperación entre la Argentina y el OIEA. «Su objetivo es la cooperación científica con el fin de tomar muestras, realizar análisis y generar conocimientos y datos sobre la presencia de microplásticos en la Antártida. La actividad científica es llevada adelante por la Argentina y de acuerdo al Sistema del Tratado Antártico.

El programa se centra en el estudio de la contaminación marina por plásticos, y abarca casi todos los mares del mundo, excepto los antárticos. Gracias al convenio con Argentina, el OIEA extendió el programa al Continente Blanco. A partir de enero de este año, los estudios comenzarán a realizarse en la Base Cientifica Carlini y también en los laboratorios del Observatorio Oceanográfico que el Instituto Antártico Argentino y la Dirección Nacional del Antártico poseen a bordo del Rompehielos Almirante Irizar.