• En Directo Guerra Israel-Gaza
  • Guerra Israel-Gaza El incierto destino de los 100 civiles secuestrados por Hamas: «Mi hija estaba tan asustada, no pude protegerla»

Haim Perry y su esposa llevan 60 años viviendo en el idílico ‘kibutz’ Nir Oz, una comunidad de 350 habitantes situada muy cerca de la Franja de Gaza, dentro de un espectacular jardín botánico con más de 900 variedades de árboles, plantas y flores. El pasado sábado, Nir Oz amaneció muy distinto.

«Docenas de terroristas invadieron el ‘kibutz’ y empezaron a perpetrar una masacre contra los residentes, casa por casa», relata Noam Perry, hija de Harry. «Mataron a mis amigos, gente con la que crecí. No hay ni una familia en el ‘kibutz’ que saliera ilesa. Todo el que conozco tiene al menos un familiar secuestrado o brutalmente asesinado. Los supervivientes necesitarán mucho tiempo para recuperarse. Las casas han sido quemadas…», describe Noam, de 40 años, ante los medios internacionales.

De los 350 miembros de su ‘kibutz’, más de 20 fueron asesinados y 80 están desaparecidos, probablemente secuestrados. De ellos, 24 son personas mayores, de más de 75 años, muchos con problemas de salud. Quince son niños y hay incluso bebés.

Entre los rehenes está el propio padre de Noam: «Casi ha cumplido los 80 años. Es un marido cariñoso, padre maravilloso de cinco hijos y abuelo de 13 nietos. Escuchó a los terroristas entrar en la casa y fue capaz de contenerlos, dándole a mi madre unos minutos preciosos para esconderse. Ellos se llevaron a mi padre, pero mi madre está con nosotros. Permaneció horas escondida después de que se lo llevaran, temiendo por su vida».

La desesperación se apodera con el paso de los días de las familias de los entre 100 y 150 civiles israelíes secuestrados por Hamas durante el brutal ataque del pasado sábado y llevados a Gaza. Entre los cautivos también hay extranjeros o ciudadanos con doble nacionalidad. «No sabemos nada de su condición, de si están vivos. Han sido cuatro cinco largos días y noches sin dormir para todas las familias», expresa Noam, que pide ayuda a las ONG internacionales que trabajan en Gaza para «contactar con los secuestrados y poder asegurarnos de que están vivos y de que tienen lo que necesitan para sobrevivir».

«Son civiles inocentes e indefensos», clama Noam. «Mi padre ha sido toda su vida un activista por la paz. Llevaba en su coche voluntariamente a niños y adultos enfermos de la Franja de Gaza a hospitales israelíes. Luchó por los derechos humanos, y ahora está capturado por Hamas, despojado de sus derechos básicos».

Desde el Ministerio de Exteriores israelí aseguran que harán pública toda la información sobre los secuestrados, su situación y nacionalidades tan pronto como sea posible. Mientras, hace responsable a Hamas de su seguridad y de la de la población civil palestina. «Estamos hablando de una situación de cautiverio de miles de personas en Gaza, no solo de un centenar. La responsabilidad, la seguridad de esa gente está en las manos de Hamas, si algo les pasa será su responsabilidad. Haremos lo que haga falta para ganar esta guerra, y la responsabilidad de lo que ocurra será solo de Hamas», advierte Lior Haiat, portavoz del Ministerio.

«Israel está recibiendo un gran respaldo internacional. Es muy importante para nosotros. Queremos que el mundo apoye el derecho de nuestro Estado a la auto defensa. Y queremos que la comunidad internacional entienda que esta guerra que empezó Hamas con su ataque va a ser larga y dura. Sabemos que el mundo libre está con nosotros y este apoyo debe continuar en un futuro cercano, cuando retomemos el control total de nuestro territorio y comencemos el ataque a las infraestructuras de Hamas en Gaza para crear una nueva realidad: que Hamas no sea capaz de atacar de nuevo a Israel», pidió Haiat antes de interrumpir el encuentro online con periodistas porque las alarmas volvían a sonar en Israel.