• En vivo Guerra de Israel y Hamas, en directo
  • Análisis «Hamas, a mi pesar, es una creación de Israel»
  • WSJ Irán ayudó a planear el ataque de Hamas contra Israel durante varias semanas

La guerra en Israel ha desatado una nueva polémica en la política francesa, concretamente por la actitud ambigua de la extrema izquierda a la hora de condenar los ataques de Hamas. El líder de la Francia Insumisa, Jean Luc Mélenchon, comparó el sábado estos atentados con la política de ocupación israelí en Gaza: «La ofensiva armada de las fuerzas palestinas llevada a cabo por Hamas se produce en un contexto de intensificación de la política de ocupación israelí en Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este», dijo Mélenchon, que no empleó la palabra «terrorismo».

La primera ministra, Elisabeth Borne, criticó el domingo las «ambiguedades repugnantes» de Mélenchon, y aseguró que este antisionismo «es una manera de esconder el antisemitismo». Las críticas llegan sobre todo del bloque socialista, socios de La Francia Insumisa en la Nupes, la coalición de partidos de izquierda en la Asamblea.

Esta polémica ahonda más en la grieta que ya existe dentro esta alianza, donde los socialistas difieren cada vez más de las posturas de Mélenchon, que también se ha mostrado ambiguo con el apoyo a Ucrania, por ejemplo. Numerosos dirigentes han arremetido contra el líder izquierdista, desde el ex presidente François Hollande hasta Anne Hidalgo, alcaldesa de París. Ésta ha instado a su partido a «poner fin a la desalianza con Jean-Luc Mélenchon, que no tiene nada que ver con él».

«Seguir a Jean-Luc Mélenchon es un callejón sin salida. Era verdad ayer, es verdad hoy», ha dicho en Twitter (ahora X). «Sus posiciones contra Israel y su negativa a condenar a la organización terrorista Hamás son insostenibles. El Partido Socialista no puede seguir perdiéndose. No puede haber esperanza ni victoria en el deshonor», ha dicho.

Para saber más

El ex ministro Pierre Moscovici ha juzgado «desesperante» este posicionamiento. «Toda toma de posición que no condene claramente a Hamas me da asco», ha dicho el socialista Jérôme Guedj. Que haya disputados «que hablen de Hamas como fuerza armada palestina me asquea. Hamas es una organización terrorista», ha dicho la socialista Valérie Rabault.

La Francia Insumisa se ha defendido de las críticas y de las acusaciones de Elisabeth Borne, «que son innobles», ha dicho Manuel Bompard, coordinador de La Francia Insumisa. Algunos han acusado al

Gobierno francés de «haber cerrado los ojos ante la colonización de Israel en Palestina», ha dicho Louis Boyard.

Mientras siguen las disputas en los escaños, al Gobierno le inquieta la seguridad de la comunidad judía en Francia. A lo largo del fin de semana se han registrado algunos actos antisemitas, como pintadas, amenazas o llamadas, pero no hay «una amenaza concreta» contra los judíos en el país.

Lo ha asegurado el ministro del Interior, Gérald Darmanin, que presidió el domingo una reunión para valorar la seguridad. El sábado Darmanin ya anunció que se asegurarían y vigilarían los lugares de culto y escuelas en el país tras los ataques del sábado. Además, se han recibido unos 700 avisos de contenidos potencialmente delictivos en la plataforma de vigilancia en Internet Pharo y se han abierto investigaciones judiciales pertinentes.

Esta tarde hay convocada una concentración a las seis y media en París en apoyo a la comunidad judía organizada por el Consejo Representativo de Instituciones Judías de Francia. En Israel viven unos 100.000 franceses o francoisraelíes. El Ministerio de Exteriores ha confirmado la muerte de una francesa en los ataques de este fin de semana, aunque no ha dado detalles ni de su identidad ni de las circunstancias. También hay varios nacionales desaparecidos