• Mirada de reportero Acopio domiciliario en China por Covid: compras masivas de oxímetros y respiradores de oxígeno

El Año Nuevo Chino, que marca el 2023, el Año del Conejo, se acerca el 22 de enero. Se espera que el número de vuelos supere los dos mil millones. Los trabajadores se van a casa Sus primeras grandes vacaciones sin restricciones de viaje. Por ello, se espera que el tráfico de pasajeros por tierra, mar y aire aumente hasta un 99,5% interanual. Es la migración más grande del planeta. El problema es que comenzó con la propagación de la infección por covid en China.

El gobierno teme que los aviones y los trenes sean enormes centrífugas que lleven el virus a los lugares más remotos del país. Allí aún no se han visto grandes rebrotes, a diferencia de ciudades más pobladas, como Pekín y Shanghái, donde los expertos aseguran que ya se ha alcanzado el pico de contagios, y aunque los hospitales siguen desbordados, la vida en las calles ha vuelto a ser algo normal. Similar a la vibrante vida normal de una ciudad de más de 20 millones de habitantes.

Este jueves, en redes sociales como Weibo, el hermano chino de Twitter, han sido muchos los comentarios de los usuarios pidiéndolo La gente salvará el viaje a casa. Para el nuevo año si sus familiares mayores aún no les han pasado el virus. La misma recomendación hizo un experto del Consejo de Estado, Guo Jianwen, miembro del equipo de prevención de epidemias: Si el virus aún no ha llegado a tu ciudad y tienes padres o abuelos ancianos, es mejor no transmitir.

Falta de vacunas entre las personas mayores de 60 años

Las autoridades chinas están preocupadas por un brote masivo de la enfermedad después del feriado en áreas rurales frágiles. La explicación se encuentra en los datos de la Comisión Nacional de Salud: China ha 1,8 médicos por cada 1.000 habitantes en zonas rurales, donde vive el 36% de una gran población de 1.400 millones, en comparación con cuatro médicos por cada 1.000 personas en las zonas urbanas. En un principio, como la ola de contagios todavía no ha alcanzado a muchos de ellos, además, buena parte de los más de 23 millones de personas mayores de 60 años no han recibido ninguna dosis de vacunas.

Desde fines del año pasado, el gobierno ha estado tratando de apoyar el sistema de salud en las áreas rurales, que están menos equipadas con camas de cuidados intensivos y ventiladores para tratar casos graves. Sin embargo, en las redes chinas esta semana circularon varios videos de habitantes de ciudades y pequeños pueblos del centro y sur del país que se quejaban de Escasez de medicamentos y rápida saturación en urgencias hospitalarias.

Día tras día, nuevas fotos para Morgues llenas de cadáveres Y la gente se alinea en las casas funerarias. Se trata de los mismos avistamientos que este periódico ha podido comprobar in situ, y que se repiten desde que terminaron las restricciones. Pero desde el gobierno chino aseguran que menos de 40 personas han muerto por covid desde que el 7 de diciembre se levantaron repentinamente los controles, las cuarentenas y los confinamientos masivos, y los contagios se han disparado. Solo en la provincia de Henan, la tercera más poblada del país, más del 90% de sus 100 millones de habitantes ya habían sido infectados, dijo hace unos días un alto funcionario local.

Nadie cree en las cifras oficiales de muertes. A principios de año, los trabajadores de emergencia de un gran hospital en el centro de Shanghái confirmaron que hubo días en los que reportaron hasta medio centenar de muertes de pacientes ingresados ​​con Covid, a pesar de que el Gobierno central ya había advertido que no. Contará las muertes por enfermedades subyacentes exacerbadas por el virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) volvió a pedir esta semana a China que sea transparente con el número real de muertes por Covid. Pero los funcionarios de salud chinos respondieron el miércoles que «no era necesario» insistir en el número exacto de muertos, sino centrarse en tratar a los enfermos graves.