• Accidente aéreo Un milagro en la selva colombiana: encuentran con vida a los cuatro niños desaparecidos hace 40 días en la Amazonía
  • Colombia La saga de los niños perdidos en el bosque: Huyeron del avión cuando los cuerpos comenzaban a descomponerse

El domingo se realizaron los últimos ritos. Los líderes de los indígenas de la Amazonía, encabezados por Don Rubio, el mayor que, según sus creencias, logró sacar a los duendes de la selva para dar a luz a los niños, Rezó las oraciones de sus abuelos para que los hermanos superaran pronto la pérdida de su madre Y los miedos que les dejaron 40 días de incertidumbre y sufrimiento.

Se cree que el ejército debería abandonar la zona forestal antes del lunes. dijeron los malos espíritus. Ya no tienen ningún respeto por nadie.

Don Rubio admitió haber tomado un yajé (ayahuasca) a través del cual obtuvo información sobre el paradero de los jóvenes: «Era muy peligroso, muy difícil». Hombre de pocas palabras, accedió a hablar antes de abordar un avión de la Fuerza Aérea Colombiana en San José del Guaviare con destino a Bogotá. Puso su vida en peligro, dice, porque sacar confesiones a los dueños del bosque implicaba serios riesgos. Con su información, comenzó la etapa final de la búsqueda.

“Salimos a las ocho de la mañana, como a las tres de la tarde encontramos a los niños. Tenían un pequeño kampuchee (casa temporal) y un toldo. Fue una alegría, como se perdió la palabra, cuenta a este diario uno de los cuatro indígenas que, siguiendo las indicaciones de don Rubio, encontraron a los hermanos. «Eran pobres de comida. Solo encontraron una ración de comida que tiró el ejército, no más de una».

En ese momento, los más jóvenes tenían solo «unas pocas semillas (huesos de una fruta silvestre), con las que alimentarse. Hicimos lo que los mayores recomendaron: le soplábamos tabaco, le echábamos agua bendita y de allí mambiam ( el uso de la hoja de coca utilizada en los rituales), recuerda. “Estaban felices. Pidieron comida, tenían mucha hambre. Y el niño se acordó de su mamá cuando tuvo un accidente, que su mamá había muerto. (Era) lo primero que le preguntamos al niño. Se ponía a llorar. y le dijimos que no. Cambiamos las palabras”.

Solo el domingo se supo que la madre de cuatro niños aborígenes sobrevivió cuatro días después de que el avión en el que viajaban se estrellara el 1 de mayo, reveló su esposo. Lo único que Leslie le mostró fue que la madre había estado viva durante cuatro días.Manuel Ranoc anunció a la prensa junto al hospital militar.

Los indígenas también recuerdan que les dijeron que eran «la gente del Putumayo que estaban buscando con su abuelo de Araraquara. Los abrazamos». Minutos después se unieron a una unidad cercana de las Fuerzas Especiales. “Les dijimos que nos ayudaran a cargar” a los bebés.

Él y el resto de sus amigos conocen profundamente los otros arbustos. «Pero esto es completamente diferente, es muy difícil para una persona caminar. Porque caminas y sientes que alguien más te sigue, a veces sientes que alguien te está hablando y vas y no encuentras nada. No se puede explicar». porque es una persona con vista normal que no puede ver.”

En el hospital militar de Bogotá, donde permanecerán los niños durante dos semanas, Don Rubio logra culminar, acorde a su espiritualidad, la historia de su grupo amazónico sobre el largo y difícil rescate de Leslie y sus tres hermanos.

Aunque los niños estaban sanos, llegaron con un alto grado de desnutrición y deshidratación severa. A pesar de todo, se sienten bien con su padre Manuel y quieren retomar su vida.

El niño tenía muchas ganas de levantarse de la cama y empezar a jugar y correr. «Quiero caminar, pero me duelen los pies», le dijo Tian Nuriel, de 5 años, a uno de sus tíos cuando lo visitó. Pero ya nada volverá a ser igual para ellos. Todos quieren que dejen atrás las difíciles condiciones en las que muchas veces viven los pueblos indígenas, no tener que sufrir otro éxodo forzado de las FARC o de cualquier otra banda criminal, y poder cumplir los sueños que todo niño aspira tener.

El general Pedro Arnulfo Sánchez, a cargo de la Operación Esperanza, decide hacerse cargo de Christine, la menor. Y las Fuerzas Especiales, con las que habló El Mundo, llevarán siempre en el corazón a los Cuatro Hermanos. Fue una misión que nunca sospecharon que harían y que nunca olvidarán.

Por otro lado, continúa la búsqueda de Wilson, el pastor belga malinois, quien el 18 de mayo dejó a su soldado guía de momento a momento y se adentró en el bosque. Unidades de las Fuerzas Especiales lo vieron en dos ocasiones, pero de lejos, y no atendieron sus llamados. Los niños llevan varios días con él y les dicen que en el bosque casi no hay comida para él, está muy flaco.

«Nunca dejamos atrás los comandos.. “Las misiones son diferentes y nuestros equipos ya han adaptado otras tácticas para contrarrestar una amenaza potencial en el área”, dijo el general. “No solo la amenaza de la selva, sino la amenaza de un narcotraficante que está delinquiendo en esa zona”.

Este diario supo que los restos de antiguos campamentos guerrilleros fueron encontrados a orillas del caudaloso río Ababuri, a seis kilómetros del avión accidentado. Pero han localizado un muelle utilizado por comunidades que viven a orillas del río o más allá, y no descartan que los combatientes también puedan pasar por él.

Apaporis siempre ha sido y sigue siendo una carretera para delincuentes de todo tipo. Ahora que terminó la misión que unió a toda Colombia y no ha llegado el momento de la ofensiva, la situación ha cambiado. Las fuerzas especiales no pueden bajar la guardia.