• En Directo Guerra en Ucrania
  • Guerra en Ucrania El soldado universal: todos los ejércitos con el mismo uniforme

El presidente ruso, Vladimir Putin, reiteró después de reunirse hoy lunes con el presidente turco, Tayyip Erdogan, que Rusia está dispuesta a regresar al acuerdo de cereales del mar Negro. Pero Putin sigue imponiendo las mismas condiciones a Occidente: sobre todo, conectar de nuevo el banco agrícola Rosselkhozbank con SWIFT, también obtener repuestos para maquinaria agrícola y desbloquear la logística de transporte y los seguros. También pide rescatar el oleoducto de amoníaco Toliatti-Odessa y descongelar los activos de las empresas rusas.

Los líderes de ambos países conversaron durante tres horas. Pese al lenguaje cordial, el líder ruso no se ha retirado de ninguna de sus posiciones. «Estaremos dispuestos a renovar el acuerdo del grano una vez se cumplan todos los compromisos», reiteró Putin, que aseguró que «los precios del grano están bajando, no hay escasez de alimentos». En todo caso, aseguró que «fuimos obligados a retirarnos del acuerdo del grano».

El líder ruso anunció por otro lado que «estamos cerca de un acuerdo para el suministro de alimentos gratuitos a África», y que el suministro comenzará «en las próximas dos o tres semanas». Se trata de una vía distinta de ayuda que Rusia puso encima de la mesa para suministrar a los países africanos una pequeña parte del grano que les falta, como resultado del bloqueo ruso a los puertos ucranianos, y de paso aplacar la crisis de imagen del Kremlin en países emergentes que se exponen a una hambruna.

El portavoz ruso, Dimitri Peskov, había dicho durante la reunión que la primera parte de las conversaciones había sido muy constructiva, pero que no se esperaba la firma de documentos al concluir la cita. Para Erdogan, la cumbre, que además repasó proyectos conjuntos claves para la economía turca, es una manera de reivindicarse ante Occidente y países emergentes como un mediador fiable para la estabilidad mundial. Antes del encuentro, Putin le había dicho al líder de Turquía que estaba dispuesto a discutir el acuerdo del grano. Un pacto que Rusia abandonó en julio. Pero Putin reiteró su letanía de quejas y el acuerdo, a día de hoy, no se vislumbra.

Erdogan, en todo caso, se mostró optimista. «Creemos que alcanzaremos una solución que satisfará las expectativas en poco tiempo», dijo el turco en la localidad turística rusa de Sochi, en el mar Negro, después de su primera reunión cara a cara con Putin desde 2022. El líder turco señaló que las expectativas de Rusia eran bien conocidas por todos y que las deficiencias debían eliminarse, añadiendo que Turquía y la ONU habían trabajado en un nuevo paquete de sugerencias para aliviar las preocupaciones rusas.