• Directo Toda la última hoar de la Guerra en Ucrania

Una persona resultó herida y el tráfico de uno de los cuatro aeropuertos en torno a Moscú quedó cerrado de forma temporal después de que tres drones ucranianos atacaran la capital rusa la madrugada del domingo, según las autoridades rusas.

El ataque fue el cuarto de su tipo contra la región de la capital este mes y el tercero esta semana, lo que aviva los temores sobre la vulnerabilidad de Moscú frente a incursiones militares en momentos en que la guerra de Rusia en Ucrania ingresa en su 18º mes.

El Ministerio de Defensa de Rusia describió el incidente como un «intento de ataque terrorista de parte del régimen de Kiev».

Para saber más

Uno de los drones fue derribado en las afueras de Moscú por los sistemas de defensa antiaérea y dos más fueron neutralizados con interferencia electrónica. Los dos últimos cayeron en el distrito de negocios Ciudad de Moscú en la capital.

Fotografías del lugar donde se estrelló un dron mostraban la fachada dañada en uno de los niveles de un rascacielos. El ataque «dañó de forma insignificante» la zona exterior de dos edificios en un distrito céntrico, según el alcalde de la ciudad, Sergei Sobyanin. Un guardia de seguridad resultó herido, según la agencia estatal rusa de noticias Tass, que citó a funcionarios de emergencias.

Vista de un bloque de oficinas dañado del Centro Internacional de Negocios de Moscú (Moskva City) tras un ataque con drones en Moscú el 30 de julio de 2023. Tres drones ucranianos fueron derribados sobre Moscú la madrugada del 30 de julio de 2023, según informó el Ministerio de Defensa ruso, en un ataque que cerró brevemente un aeropuerto internacional. Mientras que uno de los drones fue derribado en las afueras de la ciudad, otros dos fueron "suprimidos por la guerra electrónica" y se estrellaron contra un complejo de oficinas. No hubo heridos.
Vista de un bloque de oficinas dañado del Centro Internacional de Negocios de Moscú.ALEXANDER NEMENOV | AFP

No hubo despegues ni aterrizajes en el aeropuerto de Vnukovo, a las afueras al sur de la ciudad, durante aproximadamente una hora, según Tass, y el espacio aéreo sobre Moscú y las regiones circundantes se cerró temporalmente a todas las aeronaves. Esas restricciones se levantaron más tarde.

Las autoridades de Moscú también cerraron una calle al tránsito cerca del punto de impacto.

Sin reconocer directamente que Ucrania estuviera tras el ataque a Moscú, un portavoz de la fuerza aérea ucraniana dijo que el pueblo ruso estaba viendo las consecuencias de la guerra de Rusia en ucrania.

«A todas las personas que piensan que la guerra ‘no me afecta’, ya les está llegando», dijo el portavoz Yurii Ihnat a la prensa el domingo.

«Hay una cierta sensación en Rusia, de que algo llega volando, y hace mucho ruido», dijo. «Ya no se habla de paz ni calma en el interior de Rusia. Tienen lo que querían».

Ataque en la Crimea ocupada por Rusia

Ihnat también hizo referencia a un ataque de drones durante la noche en la Crimea ocupada por Rusia. Moscú dijo el domingo que había derribado 16 drones y neutralizado otros ocho con un sistema de interferencias electrónicas. No había víctimas, según las autoridades.

Por su parte, la fuerza aérea ucraniana dijo haber destruido cuatro drones rusos sobre las regiones de Jersón y Dnipropetrovsk. No fue posible verificar de forma independiente la información sobre los ataques.

Entre tanto, dos personas murieron y 20 resultaron heridas por un ataque de misiles rusos el sábado por la noche en la ciudad de Sumy, en el nordeste de Ucrania. Un edificio de cuatro plantas de una escuela de oficios fue alcanzado, según el Ministerio ucraniano del Interior. Las autoridades locales indicaron que las residencias y edificios educativos sufrieron daños en la explosión y el incendio posterior.

El Ministerio ruso de Defensa reportó haber derribado un dron ucraniano a las afueras de Moscú el viernes. Cuatro días antes, dos drones más alcanzaron la capital rusa, donde uno de ellos cayó en el centro de la ciudad cerca de la sede del Ministerio de Defensa en el río Moscú, a unos tres kilómetros (dos millas) del Kremlin. El otro dron golpeó un edificio de oficinas en el sur de Moscú e incendió varios pisos superiores.

En otro ataque el 4 de julio, el ejército ruso dijo que cuatro drones fueron derribados por las defensas antiaéreas a las afueras de Moscú y otro fue interceptado de forma electrónica y obligado a descender.