• Europa La quema de un Corán en Suecia reaviva las tensiones con Turquía

La policía sueca ha detenido este domingo a más de diez personas tras escenas de violencia en Malmö (sur de Suecia) a raíz de una concentración en la que se volvió a quemar un ejemplar del Corán.

La concentración del domingo, organizada por el refugiado iraquí Salwan Momika, que ha organizado actos similares que han provocado la ira en el mundo musulmán, tuvo lugar en una plaza de Malmö, que cuenta con una gran población inmigrante.

Según la cadena de televisión pública SVT, unas 200 personas acudieron a ver la escena.

«Algunos espectadores mostraron su emoción después de que el organizador quemara los escritos«, dijo la policía en un comunicado.

«El ambiente era tormentoso», prosigue la policía, que añade que a las 13.45 (hora local) estallaron «violentos disturbios».

Según la policía, la concentración terminó cuando el organizador se marchó, pero un grupo de personas permaneció en el lugar.

Una decena de personas fueron detenidas por delitos contra el orden público y otras dos fueron arrestadas como sospechosas de participar en disturbios violentos.

Según los medios de comunicación, algunos transeúntes lanzaron piedras contra Salwan Momika. Un vídeo muestra a manifestantes intentando romper el cordón policial antes de ser detenidos por los agentes.

Otro vídeo muestra a un hombre intentando detener el vehículo policial que se llevaba a Momika.

A finales de julio, Salwan Momika, de 37 años, y otro hombre, Salwan Naja, pisotearon un ejemplar del Corán en Estocolmo antes de prenderle fuego, como habían hecho en reuniones anteriores que habían provocado tensiones diplomáticas entre Suecia y países de Oriente Medio.

El gobierno sueco condenó la profanación del Corán, al tiempo que subrayó que la Constitución sueca protege el derecho de reunión y la libertad de expresión.

Manifestantes iraquíes atacaron la embajada sueca en Bagdad dos veces en julio, incendiando el interior de la misión diplomática en el segundo ataque.

A mediados de agosto, el Servicio de Seguridad sueco anunció que había elevado el nivel de alerta terrorista a 4 en una escala de 5, ya que las fuertes reacciones provocadas en el extranjero por la profanación del Corán en suelo sueco habían convertido al país en un «objetivo prioritario».

A principios de agosto, Suecia también decidió intensificar los controles fronterizos.

La vecina Dinamarca, donde también ha habido profanaciones públicas del Corán, anunció que estaba considerando prohibir la quema del libro sagrado musulmán, y Suecia está estudiando vías legales para hacer lo mismo.