La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, viajará este fin de semana con la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, a la isla de Lampedusa, a donde han llegado esta semana miles de inmigrantes, anunció el sábado un responsable de la UE.

Meloni había pedido ayuda a Bruselas después de la afluencia en barco de unas 10.000 personas en tres días esta semana a esta pequeña isla italiana en el Mediterráneo, cerca de Túnez.

El líder italiano había pedido a Von der Leyen que viniera a Lampedusa para ver la situación y al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que incluyera la cuestión migratoria en la agenda de la cumbre de la UE de octubre, al tiempo que anunciaba que su Gobierno tenía intención de tomar medidas extraordinarias.

La visita de Von der Leyen fue confirmada a la AFP por un responsable europeo, que no dio más detalles. Entre el lunes y el miércoles, unas 10.000 personas, más que toda la población de Lampedusa, llegaron a bordo de 199 pateras, según cifras de la agencia de migración de las Naciones Unidas. Miles de estos inmigrantes fueron trasladados a Sicilia el viernes.

Las imágenes de miles de personas durmiendo al aire libre, saltando la valla perimetral y deambulando por la ciudad de Lampedusa han enfurecido a los miembros del gobierno de extrema derecha de Italia. El viceprimer ministro Matteo Salvini calificó estas llegadas de «acto de guerra».

Para saber más

Esta oleada migratoria ha relanzado el debate sobre el reparto de responsabilidades dentro de la Unión Europea en relación con los solicitantes de asilo.

Situada a menos de 150 kilómetros de la costa tunecina, Lampedusa es una de las primeras paradas de los inmigrantes que cruzan el Mediterráneo con la esperanza de llegar a Europa. Cada año, durante el verano, decenas de miles de ellos se hacen a la mar en barcos a menudo destartalados, para intentar esta peligrosa travesía en la que ya han muerto más de 2.000 desde enero.

Alemania seguirá acogiendo

Alemania ha decidido seguir acogiendo a inmigrantes y refugiados que llegan a Italia, dijo el ministro del Interior a última hora del viernes, dos días después de anunciar la suspensión de un acuerdo voluntario con Roma para recibir a los recién llegados.

En el marco de un plan de solidaridad de la Unión Europea, Alemania se había comprometido a ayudar a los Estados miembros como Italia, particularmente abrumados por los inmigrantes, acogiendo a 3.500 personas, pero anunció la suspensión del acuerdo el miércoles.

Dijo que Roma no estaba cumpliendo con sus obligaciones bajo las llamadas reglas de Dublín de la UE de procesar las solicitudes de asilo en el país de primera llegada de la UE.

Pero la ministra del Interior, Nancy Faeser, dijo que la reciente llegada de miles de inmigrantes a la pequeña isla italiana de Lampedusa significaba que, después de todo, Alemania aceptaría gente.

«La razón por la que hemos suspendido el procedimiento… es que Italia no ha mostrado ninguna voluntad de aceptar a personas bajo el procedimiento de Dublín. Ahora está claro que cumpliremos con nuestra obligación de solidaridad», dijo Faeser a la emisora alemana ARD.